Ir a contenido

COMICIOS CLAVE

La oposición turca se alía contra Erdogan

Tres partidos contrarios al presidente islamista se comprometen a apoyarse mutuamente en las elecciones anticipadas de junio

Adrià Rocha Cutiller

Recep Tayyip Erdogan y Devlet Bahceli, líder del ultranacionalista MHP.

Recep Tayyip Erdogan y Devlet Bahceli, líder del ultranacionalista MHP. / YASIN BULBUL

Cuando adelantó las elecciones 18 meses, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pensaba en coger a la oposición con el pié cambiado. El mandatario esperaba pillar a sus rivales en fuera de juego, sin tiempo suficiente para organizarse para unos comicios, los del 24 de junio, que se presentan cruciales y servirán para apuntalar el sistema presidencialista aprobado en el referéndum de abril del año pasado.

Esa era su idea, pero su táctica ha fallado. Este viernes, los partidos opositores han presentado sus candidatos. No serán adversarios entre ellos: avistan, como único objetivo, destronar a Recep Tayyip Erdogan.

Se trata de tres partidos. El primero es el Partido Republicano del Pueblo (CHP), la mayor formación opositora del país y el partido que creó el padre fundador de Turquía, Mustafá Kemal Atatürk. El CHP, de tendencia socialdemócrata y laica, ha presentado como su candidato a las elecciones presidenciales a Muharrem Ince, físico de profesión y parlamentario desde hace más de un decenio.

El segundo partido es el ‘IYI Parti’ —el Buen Partido—. Esta formación, conservadora y nacionalista, es nueva: fue creada en diciembre de 2017 después de una escisión de otro partido ultranacionalista, el MHP, aliado de Erdogan. La líder del ‘IYI Parti’, la única mujer que se presenta a las elecciones, es Meral Aksener. Fue ministra del Interior con el anterior gobierno de Erdogan, pero se opuso al referéndum y abandonó el ejecutivo para plantarle cara al presidente turco.

El tercero en este grupo anti-Erdogan es el Partido de la Felicidad, una formación islamista y conservadora. Fue creada en 2001, cuando el antiguo partido islamista turco, el Partido de la Virtud, fue prohibido. De esa formación nacieron dos: el Partido de la Felicidad —compuesto por los más conservadores islamistas— y el Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP), por aquel entonces más reformista y liderado por el popular exalcalde de Estambul, Recep Tayyip Erdogan. El candidato del Partido de la Felicidad para las elecciones de este junio será Temel Karamallaoglu, el líder de la formación.

Juntos pero no revueltos

El 24 de junio de 2018 habrá tanto elecciones parlamentarias como presidenciales. En caso de necesidad de una segunda ronda para escoger presidente, ésta tendrá lugar el 8 de julio. Para las parlamentarias, el CHP, IYI Parti y el Partido de la Felicidad se presentan juntos, en coalición. A las presidenciales, en cambio, lo hacen por separado pero con un compromiso: todos apoyarán a quien sea que pase a la segunda ronda —Aksener, Ince o Karamallaoglu—. Aksener, según las encuestas, es quien tiene más posibilidades.

Si es que lo consiguen. Las encuestas le dan a Erdogan casi el 50% de los votos. De conseguirlo, no habría segunda vuelta y el actual presidente turco seguiría siéndolo por cinco años más.

Dependerá, también, de los resultados que consiga el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), formación prokurda e izquierdista y cuyo candidato para estas elecciones, Selahattin Demirtas, está en la cárcel desde hace más de un año y medio. Demirtas está acusado por el gobierno turco de, durante sus discursos públicos, haber llamado a atentados terroristas y tener vínculos con la guerrilla kurda del PKK.

El HDP no se ha juntado con los demás partidos opositores, pero parece probable que, en caso de segunda ronda, también pida el voto para quien se enfrente a Erdogan. El presidente turco y el AKP, por su parte, se presentan en coalición con su actual socio de gobierno, el derechista y ultranacionalista MHP.