Ir a contenido

HALLAZGO INESPERADO

La búsqueda del vuelo perdido de Malasia descubre dos buques naufragados en el siglo XIX

Según los investigadores, se trataría de dos naves mercantes procedentes de Gran Bretaña que transportaban carbón

El Periódico

Imagen captada por un sonar que muestra uno de los dos barcos descubiertos durante la operación de búsqueda del vuelo de Malaysia Airlines 370 desaparecido en el 2014.

Imagen captada por un sonar que muestra uno de los dos barcos descubiertos durante la operación de búsqueda del vuelo de Malaysia Airlines 370 desaparecido en el 2014. / Western Australian Museum (Efe)

La búsqueda del vuelo MH370, de la compañía Malasya Airlines, que desapareció en marzo del 2014 en el océano Índico con 239 personas a bordo, continua infructuosa tras la reanudación de las operaciones en enero de este año. Sin embargo, los sondeos del fondo marino en busca del avión podrían haber resuelto otros misterios, tras dar con los restos de dos buques mercantes que naufragaron en el siglo XIX.  

Hallados en el 2015 a 2.300 kilómetros de la costa oeste australiana y a más de 3,7 kilómetros por debajo de la superficie del océano, historiadores y arqueólogos marinos han estudiado los restos para identificarlos y han reducido las posibilidades a un pequeño número de barcos británicos que transportaron carbón a finales del siglo XIX. 

Para identificar los navíos, los expertos han utilizado las fotografías realizadas con drones submarinos y las muestras de carbón recuperadas de los restos de los buques y, este jueves, han hecho pública la pequeña lista de las posibles identidades de los barcos. 

Buque intacto

El comisario de arqueología marina del Western Australian Museum, el doctor Ross Anderson,ha señalado que el buque de metal, descubierto en diciembre del 2015, podría tratarse del navío West Ridge, que desapareció con sus 28 tripulantes en un viaje de Inglaterra a la India en 1883. Anderson ha explicado que el barco pesaba entre 1000 y 1500 toneladas y fue encontrado relativamente intacto, bien conservado. Asimismo, los análisis realizados a las muestras de carbón que fueron recuperadas de los restos del naufragio apuntan que el cargamento de mineral que el buque transportaba provenía de Gran Bretaña. 

Naufragio por explosión

El otro barco, con un casco de madera, fue descubierto en mayo del 2015, y en este caso, los expertos barajan dos opciones. Según Anderson, podría tratarse del W. Gordon, que en 1877 partió de Escocia en dirección a Australia sin llegar jamás a su destino, o del Magdala, que se perdió en 1882 en una ruta de Gales a Indonesia. 

En ambos casos, los buques navegaban con una tripulación de entre 15 y 30 hombres. Lo que está claro es que, ya fuera el Magdala o el W. Gordon, el barco naufragó debido a una explosión, "algo habitual en las naves que transportaban carbón", ha apuntado el investigador. Este tipo de cargamentos podían explotar debido a una acumulación de gas metano bajo la cubierta del barco o a la combustión espontánea del carbón recalentado.

Se busca filántropo

Sin embargo, Anderson ha señalado que los resultados de su investigación son provisionales, y que su equipo no puede certificar por completo la identidad de ninguno de los dos buques, debido a la profundidad a la que se encuentran los restos (los más profundos encontrados en el Índico, según el investigador) y a unos registros históricos incompletos.  

El comisario del museo ha señalado que sin un benefactor rico privado, la identidad de los barcos no podrá ser confirmada: "Si pudiéramos bucear, podríamos buscar artefactos como cerámicas o botellas que confirmaran la procedencia".

0 Comentarios
cargando