Ir a contenido

ATROPELLO MASIVO

El misterioso asesino de Toronto

Alek Minassian ha sido imputado con 10 cargos de asesinato en primer grado y 13 de intento de asesinato

Colgó un "mensaje críptico" en Facebook, vinculado según los medios a una masacre en California tras la que latía la misoginia

Idoya Noain

Un hombre coloca una flor en el memorial improvisado a las víctimas del atropello en Toronto.

Un hombre coloca una flor en el memorial improvisado a las víctimas del atropello en Toronto. / NATHAN DENETTE / AP

La sangre fría y extrema profesionalidad que un agente de la policía de Toronto mostró el lunes tras el atropello múltiple que dejó 10 muertos y 14 heridos en la calle Young no solo ha impresionado al mundo. La contención del policía mientras Alek Minassian, el sospechoso, hacía gestos de empuñar un arma (que no tenía) y le gritaba “mátame”, “dispárame en la cabeza”, permitió detener al joven de 25 años sin un rasguño. Esa pulcra acción policial siete minutos después de que se recibiera la primera alerta sobre la masacre permite que Minassian, que este martes ha sido imputado en un tribunal por 10 cargos de asesinato en primer grado y 13 de intento de asesinato (al que pronto puede sumarse el decimocuarto) pueda ser interrogado por los investigadores. Y quizá pueda dar respuesta a la más inquietante y aún irresuelta pregunta: ¿Por qué?

El puzle de la motivación sigue descompuesto. Las autoridades, según ha informado en rueda de prensa el detective Graham Gibson, no pueden hablar públicamente de ello al haber un caso abierto en los tribunales. Lo seguro es que las acciones de Minassian, como constató el jefe de policía de Toronto, Mark Saunders, "parecen definitivamente intencionadas". Y que provocó una masacre que el primer ministro Justin Trudeau ha definido como “un sinsentido”, una "pura carnicería" en palabras de testigos y de John Flengas, el supervisor de emergencias en un hospital donde ingresaron varias de las víctimas.

Terrorismo, por ahora descartado

El terrorismo, o “la amenaza a la seguridad nacional” en palabras de Trudeau y del ministro canadiense de Seguridad Pública, Ralph Goodale, parece descartado.  Y ratifica esa tesis el hecho de que no participe en la investigación el equipo de seguridad nacional integrada de la Real Policía Montada del Canadá, que sí realizó pesquisas tras dos incidentes en el 2014 que se vincularon a la radicalización.

Minassian, cuya próxima cita ante la justicia será el 10 de mayo, sigue siendo, por ahora, un misterio. La policía de Toronto no tenía hasta este lunes información sobre este residente de Richmond Hill, una ciudad-suburbio de 200.000 habitantes al norte de Toronto, en Ontario. El Departamento de Defensa ha informado de que se alistó en un curso de entrenamiento de 13 semanas en agosto del año pasado pero pidió abandonarlo 16 días después de empezarlo. No llegó a entrenarse con armas. Los militares no identificaron nada que les permitiera anticipar la tragedia del lunes.

Empieza a haber, no obstante, pinceladas de un retrato. Y en los medios de comunicación se traza el perfil de un adolescente que fue a un programa de educación especial en el instituto, el Thornea Secondary School, que cubre a personas con necesidades especiales físicas o mentales. También a un joven adulto "socialmente extraño" según algunos compañeros que coincidieron con él en Seneca College, donde entre el 2011 y el 2018 realizó estudios informáticos a la par que realizaba trabajos de desarrollo de software.

¿Vínculos a una matanza misógina?

Las autoridades también han confirmado que Minassian colgó poco antes del atropello un "mensaje críptico" en Facebook. Aunque no han querido dar detalles y Facebook cerró la cuenta del detenido en cuanto se conoció su identidad, los medios han contado que el post incluía una alabanza a Elliot Rodger, un joven de 22 años que en el 2014 mató a seis personas en California (tres apuñaladas y tres con armas de fuego) antes de suicidarse. Rodger dejó numerosos vídeos y un manifiesto plagado de misoginia. La entrada en la página de Facebook vinculada a Minassian hablaba también de la “revolución incel”, la abreviatura de célibe involuntario, un término que emergió en un grupo de Reddit, ahora ya vetado por el foro, donde decenas de miles de usuarios lamentaban su falta de actividad sexual y a menudo culpaban de ello a las mujeres.

Temas: Toronto Canadá