Ir a contenido

HÉROE CANINO

Un perro salva a una niña de tres años perdida en un bosque en Australia

La pequeña, desaparecida durante la noche, estuvo acompañada en todo momento por el can de la familia, que no se separó de su lado en las 16 horas que estuvo extraviada

El Periódico

Max, el perro pastor australiano de 17 años que ayudó a encontrar a una niña de tres años perdida en un bosque.

Max, el perro pastor australiano de 17 años que ayudó a encontrar a una niña de tres años perdida en un bosque. / Policía de Queensland

Max, un perro pastor australiano de 17 años, se ha convertido en un héroe en Australia después de permanecer toda la noche junto a una niña de tres años que se había perdido en un bosque en Queensland. La pequeña, Aurora, había sido objeto de una intensa búsqueda tras perderse deambulando por los alrededores de su casa, búsqueda que finalmente resolvió el can. 

El perro de la familia, ciego y parcialmente sordo, siguió a la pequeña mientras ésta se alejaba de su hogar y estuvo con ella las 16 horas que permaneció desaparecida hasta que su familiares la encontraron el pasado sábado por la mañana, después de pasar toda la noche extraviada.  

La abuela de Aurora ha declarado que escuchó los gritos de la pequeña desde su escondrijo, a unos 2 kilómetros de la casa familiar: "Subí a la montaña y cuando llegué a la cima el perro vino hasta mí y me guió directamente hasta ella", ha contado a los medios locales. Los familiares han explicado que Aurora se refugió junto al perro bajo una roca durante la noche, cuando las temperaturas descendieron hasta los 15 grados. La niña fue encontrada ilesa, a excepción de algunos cortes y heridas menores. 

Policía de honor

Más de 100 trabajadores del servicio de emergencias y voluntarios participaron en las labores de búsqueda, en la que el can jugó un papel determinante. Por ello, la policía australiana ha nombrado a Max perro policía de honor

"Con tres años, me puedo imaginar que la niña pasaría miedo y frío al estar toda noche sola" ha señalado el inspector de la policía Craig Berry. "Al menos el perro le hizo compañía y la mantuvo caliente. Es un desenlace positivo", ha añadido. 

El profesor de la Universidad de Sídney y experto en comportamiento animal, Paul McGreevy, ha explicado a la BBC que los perros viejos valoran especialmente el contacto humano y que es probable que el can sintiera el estrés de Aurora: "Si la niña estaba llorando, es muy probable que el perro respondiera de maneras que pudieran reconfortarla. Permanecer a su lado sería la primera". 

0 Comentarios
cargando