30 oct 2020

Ir a contenido

Andrea Nahles se convierte en la primera presidenta del SPD

Con un 66% de los votos, la líder parlamentaria socialdemócrata obtiene los riendas de un partido que sigue hundiéndose tras pactar con Merkel

Carles Planas Bou

Andrea Nahles, en el congreso del SPD en Wiesbaden.

Andrea Nahles, en el congreso del SPD en Wiesbaden. / REUTERS / RALPH ORLOWSKI

No ha habido sorpresas. Como se esperaba desde hacía semanas, la líder parlamentaria socialdemócrata, Andrea Nahles, ha sido confirmada este domingo como nueva presidenta del SPD, convirtiéndose así en la primera mujer que toma las riendas del partido socialdemócrata más antiguo de Europa. “Hoy rompemos nuestro techo de cristal”, ha celebrado.

Reunidos en un nuevo congreso extraordinario federal en la ciudad de Wiesbaden, al suroeste de Alemania, 414 de los 624 votos emitidos han servido para apoyar a Nahles (66,53%), un resultado menor a lo esperado que a pesar de confirmar el continuismo supone un golpe de atención a la directiva de unas bases muy decepcionadas por sus acuerdos con los conservadores de Angela Merkel. Secretaria general del partido entre el 2009 y el 2013 y diputada en parlamento federal durante 18 años, Nahles es un peso pesado del SPD y miembro del aparato desde hace años.

La candidatura perdedora también era femenina, aunque más ambiciosamente reformista. La alcaldesa de Flensburg Simone Lange ha obtenido 172 apoyos (27,6%). Crítica con el rumbo de la cúpula socialdemócrata, Lange pedía derogar parte de la ‘Agenda 2010’, el paquete de reformas neoliberales impulsadas por el canciller Gerhard Schröder que recortaron las ayudas sociales e iniciaron el declive del SPD. En febrero del año pasado Martin Schulz también prometió “corregirlas” pero esa promesa queda ya muy lejos.

Por su parte,el líder del PSOE, Pedro Sánchez, también ha acudido a la cita para reunirse con Nahles y el nuevo ministro de Finanzas, Olaf Scholz y en su discurso frente a los delegados alemanes ha aprovechado para hablar del separatismo como “una amenaza para Europa”. Un signo más de que el conflicto con Catalunya sigue internacionalizándose.

Hundimiento socialdemócrata

Sin embargo, la formación se encuentra en uno de sus puntos más críticos en sus 155 años de vida. Desde el mandato de Schröder entre 1998 y 2005, la última época dorada de la socialdemocracia alemana, el SPD ha visto fracasar a sus siete presidentes. El último, Schulz, dimitió tras romper su propia promesa de pasar a la oposición tras la debacle electoral sufrida el pasado 24 de septiembre que llevó al partido a un mínimo histórico del 20,5% y a la pérdida de hasta 1.707 millones de votos.

La posterior negociación y aprobación de un nuevo pacto de gobierno junto a los conservadores de la cancillera Angela Merkel ha hundido cada vez más la intención de voto del SPD, que en algunas encuestas ya cae al 15% siendo incluso superado por la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). Ahora Nahles deberá trabajar para recuperar la credibilidad del partido y la confianza de sus votantes, especialmente en el este del país, donde conservadores, ultraderecha e izquierda ya los han superado.

Victoria continuísta

Aún así, Nahles no supone aire fresco para el partido. Ministra de Empleo y Asuntos sociales durante el tercer gabinete merkeliano, la líder del grupo parlamentario socialdemócrata es un peso pesado del SPD, representante del ala pragmática que vendió con entusiasmo el pacto con los conservadores. Para parte de las bases ese nuevo acuerdo fue una traición a los principios del partido.

En el congreso de Bonn del pasado 21 de enero, el ímpetu de Nahles fue clave convencer a los suyos de una nueva alianza con Merkel. Formar parte del ejecutivo les permitirá avanzar su agenda política, sin embargo el SPD ya se ha visto resentido. En Bonn su nueva presidenta reiteró efusivamente que la renovación del partido podía darse dentro del gobierno. Ahora le tocará demostrarlo.