Ir a contenido

TENSIÓN EN CENTROAMÉRICA

Nicaragua deroga la reforma de la seguridad social tras los 27 muertos en las protestas

El presidente Daniel Ortega da marcha atrás después de cuatro días de actos violentos y saqueos

Efe

Un grupo de manifestantes se enfrentan a la policía en Managua.

Un grupo de manifestantes se enfrentan a la policía en Managua. / REUTERS / OSWALDO RIVAS

Tras cuatro días de actos violentos que se han saldado con al menos 27 muertos, entre ellos un policía y un periodista, el Gobierno de Nicaragua ha derogado este domingo las reformas de la seguridad social que desataron las protestas callejeras. Los altercados y saqueos han dejado, además, según datos de organizaciones de derechos humanos, más de un centenar de heridos y numerosos daños materiales.

El Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) ha acordado revocar las dos resoluciones que sirvieron como "detonante para que se iniciara esta situación", según afirmó el presidente del país, Daniel Ortega, en un mensaje a la Nación. El viernes, el número de fallecidos era al menos de diez, pero las protestas se habían recrudecido desde entonces y este domingo continuaban los enfrentamientos y los actos vandálicos.

El periodista nicaragüense Ángel Ganoa murió la noche del sábado de un disparo en la ciudad de Bluefields, en la Región Autónoma Caribe Sur (RACS), mientras transmitía en directo las protestas contra el Gobierno de Ortega, confirmó el informativo El Meridiano, para el que trabajaba la víctima. Por su lado, la Policía Nacional indicó que una de sus agentes se encuentraba entre la vida y la muerte en un centro asistencial tras recibir al filo de la medianoche un disparo en la cabeza en Managua.

Soldados del Ejército de Nicaragua, donde el ambiente seguía siendo de tensión, estaban desplegados en varias ciudades por segundo día consecutivo, tras una noche de enfrentamientos y vandalismo. Este domingo, quinto día de protestas, también amaneció con saqueos de tiendas y supermercados en Managua y otras ciudades del interior del país. En imágenes divulgadas por medios y redes sociales se ve a personas cargando objetos producto de saqueos en tiendas y supermercados de Managua.

Entre tanto, organizaciones contrarias a las reformas a la seguridad social, que preveía aumentar las cotizaciones, denunciaron que eran grupos afines al Gobierno los que estaban saqueando los centros comerciales y buscan confundir a la población en un intento de deslegitimar su lucha. 

El Papa muestra su preocupación

El presidente Ortega culpó el sábado a "pequeños grupos de la oposición", que no especificó, de ser los causantes de las revueltas. Durante una comparecencia en cadena obligada de radio y televisión, Ortega, quien estuvo acompañado por los responsables de las jefaturas militar y policial, en ningún momento se refirió al número de muertos y heridos durante los enfrentamientos.

El papa Francisco aseguró este domingo estar "preocupado" por la situación en Nicaragua y, tras el rezo del Regina Coeli ante miles de fieles en la Plaza de San Pedro, pidió el "fin de la violencia" en el país centroamericano.

Ortega anunció el sábado su disposición al diálogo con la empresa privada para buscar una alternativa a la reforma a la seguridad social, que desencadenó las protestas más fuertes vividas en los últimos once años de Gobierno sandinista. El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) condicionó el diálogo con el Gobierno a que cesara la "represión" contra los manifestantes, una posición que también asumió la Junta Directiva de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham).

Temas: Nicaragua