Ir a contenido

RELEVO EN LA ISLA

Cuba: la vida sigue igual

Aunque haya sido nombrado presidente, Díaz-Canel no ocupa el decisivo puesto de secretario general del Partido Comunista, que sigue en manos de Raúl Castro

Hugo Luis Sánchez / La Habana

Raúl Castro aplaude al vicepresidente Miguel Díaz-Canel, propuesto por la Asamblea para sucederle.

Raúl Castro aplaude al vicepresidente Miguel Díaz-Canel, propuesto por la Asamblea para sucederle. / AFP / STR

Cuba tiene desde este jueves, por primera vez casi 60 años, un nuevo presidente, Miguel Díaz-Canel, que no es un Castro, ni viste de general, ni es un “histórico” que asaltó el cuartel Moncada o vino en el yate Granma o se alzó en la Sierra Maestra contra el dictador Batista, pero tampoco ocupa, como lo fue hasta ahora con Fidel Castro primero y luego seguido por su hermano Raúl, el cargo decisivo de secretario general del Partido Comunista de Cuba (PCC), es decir, el verdadero y real hombre fuerte de la isla.

Ese fundamental cargo se conserva en manos del general de cuerpo de Ejército, Raúl Castro, hasta el 2021 cuando tenga lugar el octavo Congreso del PCC, único partido político de la isla, y según él mismo adelantó, cesará en sus funciones para ceder el paso a las nuevas generaciones, nacidas con la Revolución como es el propio caso de Díaz-Canel.

Para entonces, en junio de ese año, Raúl Castro cumplirá 90 años y quizá por eso, en su discurso de despedida, atípico por elocuente, espontáneo, largo y al parecer el más medular de cuantos ha hecho públicos hasta el presente, dijo “si la salud me acompaña”.

El cargo de jefe del partido es elegido por el Congreso de esa institución, así como su Buró Político, más determinante, por tanto, que la propia Asamblea Nacional o parlamento, más que el presidente de los consejos de Estado y de Ministros, y por el que no vota la ciudadanía, solo sus militantes que son más de 500.000 personas en representación de una población superior a los 11 millones de habitantes. Es decir, el 4,5% de la ciudadanía.

"Vanguardia organizada"

Así lo establece la Constitución cubana vigente desde 1976 que define al PCC que en su artículo 5° como la «vanguardia organizada de la nación cubana, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista».

En su primer discurso a la nación como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el recién elegido Díaz-Canel lo dejó en claro en más de una ocasión: nada de transición y sí continuidad.  "El pueblo ha entregado a esta legislatura el mandato de continuidad de la Revolución", afirmó.

Como en un bolero

Luego, en caso de preguntársele hoy al cubano de a pie sobre el nuevo parlamento y su nuevo presidente, de seguro respondería con una frase contenida en un bolero compuesto en la década de los 30 por el cubano Panchito Riset: “El cuartico está igualito”.

0 Comentarios
cargando