Ir a contenido

GUERRA EN SIRIA

El equipo de expertos en armas químicas no ha sido autorizado a entrar en Duma

La delegación británica reclama a Siria y Rusia un acceso sin restricciones y que cooperen con las investigaciones

La Unión Europea "comprende" los bombardeos del sábado pero insiste en una solución política y diplomática

Silvia Martinez

Policías sirios a la entrada de Duma.

Policías sirios a la entrada de Duma. / LOUAI BESHARA / AFP

Los inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) desplazados a Siria para investigar el presunto ataque perpetrado el 7 de abril en Duma, en el que murieron más de medio centenar de personas, todavía no han podido acceder al lugar de la masacre porque Siria y Rusia no lo han autorizado, según ha denunciado este lunes la embajada británica en La Haya, que ha avisado de que un acceso sin restricciones “es esencial” y de que “Rusia y Siria deben cooperar”.

Un llamamiento realizado en el marco de la reunión celebrada por la OPAQ en la capital holandesa, en la que el embajador estadounidense Kenneth Ward ha avisado de que Estados Unidos está convencido de que personal ruso visitó la zona atacada con intención de manipular pruebas. “Estamos preocupados porque (los rusos) podrían haber manipulado con la intención de  frustrar los esfuerzos de la misión de la OPAQ de llevar a cabo una investigación efectiva”, ha alertado según Reuters.

Ambas acusaciones, tanto la negativa al acceso de los inspectores como la manipulación, han sido rechazadas de plano por Rusia. “Puedo garantizar que Rusia no ha manipulado el lugar”, ha asegurado el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a la cadena británica BBC. Según el jefe de la diplomacia rusa, lo que ocurrió en Duma fue un montaje. “No puedo ser descortés con los jefes de otros estados, pero, hablando con sinceridad, todas las evidencias que citan están basadas en informes de los medios y las redes sociales”, ha criticado.

Los Veintiocho “comprenden”

Este nuevo rifirrafe entre Rusia y Occidente ha coincidido con la reunión mensual de ministros de Exteriores de la Unión Europea, que ha condenado por unanimidad el uso de armas químicas en Siria pero sin llegar a cerrar filas del todo en torno a los bombardeos selectivos de este pasado sábado por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Aunque no todos los gobiernos de la UE comparten la idoneidad de actuar de espaldas a Naciones Unidas, los Veintiocho han evitado abrir fisuras en la nave europea y han asegurado "comprender" que la actuación militar del sábado fue una “medida específica” para evitar nuevos ataques químicos en el país en el futuro.

“El Consejo comprende que los ataques aéreos de Estados Unidos, Francia y Reino Unido dirigidos contra instalaciones de armas químicas en Siria fueron medidas específicas adoptadas con el único objetivo de evitar el uso de armas químicas y sustancias químicas (…) para matar a su propia gente”, aseguran en un largo pero muy medido documento de 10 páginas en el que apuntan a un único culpable de la situación que vive el país: Bashar al Asad, apoyado por sus aliados, Rusia e Irán. Una formulación diseñada para mantener la prudencia y la unidad ante las reticencias de países como Irlanda, Italia y Suecia. El ministro francés Jean-Yves Le Drian valoraba el compromiso final: ”La UE y los estados miembros nos han apoyado en esta voluntad de disuadir de cualquier utilización de armas químicas. La UE está por tanto unida en un momento de gran gravedad”.

“Afrenta a la decencia humana”

El documento aprobado por los Veintiocho recuerda la “continuada y extendida” violencia de estos ocho años de conflicto, la “brutal y persistente” violación de la legislación internacional, incluidos los derechos humanos, y la utilización repetida de armas químicas por parte del régimen sirio y el Estado Islámico (EI), que han deteriorado hasta tal punto la situación en el país que hay ya más de 13 millones de personas que necesitan protección, más de 6 millones de personas desplazadas en el territorio y otros 3 millones en zonas sitiadas.

En este sentido, condenan con rotundidad las actuaciones del régimen de Bashar al Asad, en especial el último ataque en Duma, porque es “una grave vulneración de la legislación internacional y una afrenta para la decencia humana”. Recalcan su apoyo “a todos los esfuerzos” destinados a evitar el uso de armas químicas y no descartan la imposición de nuevas sanciones en el futuro. “La UE continuará considerando más medidas restrictivas contra Siria mientras dure la represión”, advierten.

El texto también vuelve afear el papel que juegan Rusia e Irán en el conflicto porque Asad, sostienen, ha intensificado gracias a ellos las operaciones militares sin tener en cuenta el impacto sobre la población civil e instan a buscar una solución política al conflicto porque “no puede haber una solución militar” y cualquier solución sostenible “requiere una transición política genuina” en línea con la resolución de Naciones Unidas.

La alta representante europea, Federica Mogherini, ha hecho un llamamiento a Rusia e Irán para que ejerzan su influencia sobre Damasco. “La gente está muriendo y toda la comunidad internacional tiene que asumir responsabilidad para detener esto”, ha reivindicado. La UE continuará sus esfuerzos la próxima semana en Bruselas durante la conferencia sobre Siria que copresidirá con Naciones Unidas. “La vía para una paz definitiva en Siria es la diplomática y una solución política, y en eso nos vamos a concentrar, pero no podemos dejar de reaccionar a un acto como la utilización de armas químicas”, ha explicado en una breve rueda de prensa el ministro español, Alfonso Dastis.

0 Comentarios
cargando