Ir a contenido

China regala una estatua de Karl Marx a su ciudad natal en Alemania

Tréveris inaugurará el monumento, de cinco metros de altura, en el bicentenario del filósofo revolucionario

Carles Planas Bou

Instalación de la escultura de Karl Marx regalada por el Gobierno chino a Tréveris, su ciudad natal.

Instalación de la escultura de Karl Marx regalada por el Gobierno chino a Tréveris, su ciudad natal. / REUTERS / WOLFGANG RATTAY

Si el 2017 fue el 500º aniversario de la reforma protestante de Martín Lutero, este año Alemania recordará a otro ideólogo de muy distinto signo que también cambió el curso de la historia. El próximo 5 de mayo se celebrará el bicentenario del nacimiento del revolucionario filósofo Karl Marx, padre del socialismo marxista y uno de los pensadores más influyentes en la historia de la humanidad.

Como recuerdo de su legado, su ciudad natal, Tréveris, ha erigido este viernes un monumento en homenaje al intelectual alemán de origen judío. “Karl Marx es el hijo más ilustre de la ciudad”, explicó el concejal Andreas Ludwig, responsable del Departamento de Construcción y Transporte de esta localidad del oeste del país, de 115.000 habitantes. El consistorio, que también ha instalado semáforos con la imagen de Marx por toda la ciudad, inaugurará la estatua, ubicada en la céntrica Simeonstiftsplatz, el día del bicentenario.

Sin embargo, esa decisión no ha estado exenta de polémica. La escultura, de cinco metros de altura, de bronce y en la que se aprecia a Marx con un libro en la mano, es un regalo del Gobierno chino. Eso no ha gustado a muchos, como el grupo local de Los Verdes, que ha remarcado que no se debería aceptar el regalo de un Estado con un largo historial de violación de los derechos humanos. Pese a esas críticas, el marzo del año pasado la obra del artista Wu Weishan fue aceptada por el ayuntamiento con 42 votos a favor y siete en contra.

La herencia

Por otro lado, hay quienes ven con disgusto la propia figura de Marx, autor junto a Friedrich Engels del 'Manifiesto comunista', que dio forma a la principal corriente de pensamiento crítico con el capitalismo. Años después de su muerte, sus ideas inspiraron a movimientos como la revolución rusa, basada en el leninismo, y el posterior nacimiento de la Unión Soviética. Aunque el alcalde de Tréveris ha descartado que la estatua suponga ningún tipo de “glorificación”, otros ven en ella una ofensa a las víctimas del comunismo.

Tras cuatro décadas de guerra fría y otras tres de reunificación, Alemania aún arrastra signos de la división. Mientras en los antiguos estados de la República Federal Alemana (RFA) el 37% de sus ciudadanos creen que el socialismo y el comunismo pueden ser buenas formas de estructura social, en el antiguo bloque del Este la cifra se dispara al 59%, según un estudio para la Universidad Libre de Berlín del 2015.

Esa división ideológica también se ha hecho notar en el campo político a través de Die Linke (La Izquierda), fuerza compuesta en parte por los herederos del socialismo de la República Democrática Alemana (RDA). Así, en las elecciones del pasado septiembre la formación captó un 7,4% de los votos en el Oeste y un 17,8% en el Este.

Las esculturas del dictador soviético Iósif Stalin fueron eliminadas. Del líder bolchevique Lenin tan solo queda una en Schwerin. Y aunque la crisis de la globalización capitalista alimente un cierto resurgimiento de las propuestas de Marx, su figura sigue siendo motivo de controversia.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.