Ir a contenido

PREMIO FOTOGRÁFICO

El venezolano Ronaldo Schemidt gana el World Press Photo 2018

La imagen galardonada es de mayo del año pasado y capta el momento en que un manifestante anti-chavista se convierte en una antorcha humana tras estallar el depósito de una moto

Afp

Imagen premiada del fotoperiodista venezolano Ronaldo Schemidt.

Imagen premiada del fotoperiodista venezolano Ronaldo Schemidt. / AFP / RONALDO SCHEMIDT

El fotógrafo venezolano Ronaldo Schemidt, de la agencia AFP, es el ganador del World Press Photo 2018 por una fotografía tomada durante una protesta en Venezuela. La imagen captada es la de un manifestante anti-chavista transformado involuntariamente en una antorcha humana tras estallar el depósito de una moto. La secuencia duró apenas doce segundos.

"Tengo emociones contradictorias", ha dicho el galardonado". "Tengo amigos y mi familia en Venezuela y sé como todo el mundo por lo que está pasando el país". De 46 años, Schemidt, se fue de su país hace 18 años, como ha hecho muchas personas en los últimos años, sobre todo jóvenes debido a la crisis política y económica que sufre el país. Schemidt, reside y trabaja en la oficina centra de la agencia AFp en  México.

El fotógrafo ha viajado los últimos años en muchas ocasiones a Venezuela como enviado especial de la agencia. Estuvo dos meses el año pasado captando la crisis venezolana. Fue cuando se registraron cada día manifestaciones en las calles de las principales ciudades del país y se produjeron duros enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad del presidente Nicolás Maduro.

Vehículo blindado

Fue el 3 de mayo del 2017 cuando el fotoperiodista captó la foto premiada en el World Press Photo. Fue al final de una larga jornada de trabajo, cuando el fotógrafo decidió seguir a un grupo de manifestantes que corrían por una de las calles de Caracas. Un vehículo blindado arrolló a uno de los jóvenes y el resto tomaron una moto de las fuerzas del orden. Pocos instantes después, el depósito de la moto estalló a pocos metros de  Schemidt que vio como uno de los manifestante, Victor Salazar, de 28 años, se transformó en una antorcha humana. Salazar sobrevivió.

"Lo que no podemos evitar en nuestro trabajo es tomarnos las cosas de manera personal. Durante muchos días, la imagen me persiguió", ha dicho Schemidt.

0 Comentarios
cargando