Ir a contenido

Decenas de muertos en otro ataque químico en Siria

La oenegé Cascos Blancos asegura que hay al menos 50 fallecidos, la mayoría mujeres y niños

Estados Unidos acusa a Rusia y le exige de poner fin a su apoyo al régimen de Al Asad

Adrià Rocha Cutiller

Un miembro de los Cascos Blancos evacua a una de las víctimas del ataque en Duma.

Un miembro de los Cascos Blancos evacua a una de las víctimas del ataque en Duma. / TWITER / CASCOS BLANCOS

Al menos 50 personas, según la Sociedad Médica Sirio-Americana y el grupo de rescate de los Cascos Blancos , han muerto este sábado por un presunto ataque con armas químicas en la región de Guta este, la única bajo control rebelde dentro de la provincia de Damasco. Otras organizaciones opositoras elevan la cifra de muertos en más de 150. «La escena era horrible. Muchísima gente se ahogaba", ha explicado un miembro de los Cascos Blancos a la agencia AFP.  "La mayoría eran mujeres y niños y morían al instante. Nunca había visto nada igual», ha añadido. Al menos 500 personas han sido atendidas con síntomas del gas venenoso.

Según esta oenegé, el ataque tenía como objetivo una zona residencial llena de subterráneos, donde los civiles de Guta llevan meses escondiéndose de los bombardeos . Al ser más pesado que el oxígeno, el gas queda atrapado en los refugios. «Después del ataque químico, los bombardeos han continuado encima del hospital que recibía a los afectados», ha dicho en un comunicado la Sociedad Médica Sirio-Americana. Médicos Sin Fronteras (MSF), en múltiples ocasiones, también ha acusado el régimen de Damasco de atacar sus hospitales en Guta. 

Esta provincia, de unos 400.000 habitantes,  lleva siendo bombardeada y asediada por el régimen de Bashar el Asad desde enero, cuando el presidente sirio empezó una ofensiva militar aérea y terrestre para capturar la región. Desde entonces, a causa de los bombardeos de Damasco y de su aliada, Rusia, han muerto 1.600 civiles. 

La región —y muchas otras, como Idleb — ha sido atacada ya en múltiples ocasiones con armas químicas. Naciones Unidas, que ha investigado los casos, siempre ha concluido que el responsable de estos sucesos es Asad; pero el régimen siempre lo ha negado. Esta vez ha hecho lo mismo. «Son todo noticias falsas, fabricadas por Jaish al Islam en Duma -la ciudad donde ha ocurrido el ataque-. Esta facción está preparada para inventarse el uso de armas químicas para acusar al Ejército sirio», ha dicho este domingo en un comunicado el Gobierno de Damasco. 

Alto el fuego

Jaish al Islam es, en la actualidad, la última milicia opositora que queda en Guta. Asad, gracias a esta última ofensiva militar, ya controla el 95% de la región. Hace una semana, con Jaish al Islam cercada en Guta, Rusia declaró un alto el fuego en la región. Así, empezaron a negociar con la milicia para que ésta abandonara las armas y fuese trasladada al norte, a Jarabulus, una zona controlada por la oposición bajo la protección y tutela de Turquía. 

Pero el pasado viernes las conversaciones entre Rusia y Jaish al Islam se rompieron y Damasco, desde entonces, ha vuelto a atacar Duma. En estos dos días y sin contar el presunto ataque químico han muerto por bombardeos y ataques con barriles incendiarios 130 civiles, según el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH).

Este domingo, sin embargo y según la agencia estatal de noticias siria, SANA, Rusia y Jaish al Islam han llegado a un acuerdo. En 48 horas, sus combatientes, los familiares de los milicianos y los civiles que lo deseen abandonarán la ciudad de Duma hacia Jarabulus. A cambio, Jaish al Islam liberará a 3.500 soldados leales a Damasco, según el Observatorio Sirio. Entonces, las tropas de Asad tomarán, al fin, el último 5% que queda de la región de Guta. Habrá pasado tras 1.600 muertos y cuatro meses de bombardeos y combates constantes.

0 Comentarios
cargando