Ir a contenido

Tensión en Brasil

Los militares brasileños entran en escena

Aunque una ley les prohibe hablar en público, los generales lo hacen cada vez con más asiduidad y en tono amenazante

Abel Gilbert

El general Eduardo Villas Boas.

El general Eduardo Villas Boas. / REUTERS / UESLEI MARCELINO

Los tiempos cambian. Ya no se necesitan altisonantes proclamas militares. Basta con un tuit. Eso es lo que hizo el general Eduardo Villas Bôas, comandante del Ejército, para recordar el terreno político que ganan los militares brasileños cuando están en las calles, como quedó demostrado con su intervención en Río de Janeiro,  y otro en las redes sociales, donde arrecian las voces nostálgicas del golpe de estado de 1964.

Cuando en vísperas de la votación del Supremo Villas Boas se colocó junto a la “gente de bien” que quiere ver preso a Luiz Inacio Lula da Silva, las Fuerzas Armadas dieron quizá su más osado paso político desde que abandonaron el poder, en 1985. “El Supremo juzgó a Lula con la bayoneta en el cuello”, dijo Bernardo M. Franco en una columna en 'O Globo', el medio que con mayor vehemencia ha promovido este desenlace.  Para Clovis Rossi, columnista de 'Folha', Brasil vive  “la peor hora para la democracia” y por eso hay condescendencia social y del Gobierno con lo que es un quiebre de la ley: a los militares se les prohíbe expresarse públicamente salvo que sean autorizados.

Orden Público

Por si fuera poco, el Ejército salió en defensa de Villas Bôas. Villas Bôas no ha sido el primero en hablar ni será el último. Meses atrás el general Antônio Hamilton Martins Mourão dijo que el Ejército estaba en condiciones de tomar cartas en el asunto si los poderes actuales fallaban en el mantenimiento del orden público.

El vicepresidente del Club Militar, el general Clóvis Bandeira, planteó lo mismo. “Me siento representado por lo que dijo Mourão “, dijo el presidente de la sección de la Asociación de Oficiales de la Reserva del Ejército, Rómulo Nogueira. Este es el contexto sobre el que se proyecta la figura del diputado y excoronel  Jair Bolsonaro, quien, al votar dos años atrás la destitución parlamentaria de la presidenta Dilma Rouseff, rindió homenaje a Carlos Alberto Brilhante Ustra, el coronel que la había torturado durante la dictadura. Bolsonaro tiene en la actualidad una intención de voto del 16%.

Temas: Brasil

0 Comentarios
cargando