Ir a contenido

MAYORÍA APLASTANTE

Sisi, reelegido presidente de Egipto sin oposición

El mandatario egipcio renueva su cargo con el 96,9% de los votos aunque con una baja participación

El Periódico

Una miembro de una mesa electoral muestra las papeletas depositadas en una urna en El Cairo.

Una miembro de una mesa electoral muestra las papeletas depositadas en una urna en El Cairo. / AFP / MOHAMED EL-SHAHED

Abdelfatá al Sisi ha sido reelegido presidente de Egipto al obtener el 96,9% de los votos válidos en unas elecciones marcadas por una participación del 42%, cinco puntos inferior a la de los comicios de hace cuatro años y  10 puntos por debajo de los del 2012, según datos preliminares difundidos. Los definitivos se conocerán este lunes.

'Al Ahram', el periódico oficial más importante del país, ha informado de que Sisi ha obtenido cerca de 23 millones de votos de los 25 millones emitidos en total. El único contrincante del exmariscal, Musa Mustafa Musa, líder del partido Al Gad (El Mañana), ha obtenido el restante 3,1% de los votos válidos, unos 750.000. Musa, desconocido para la mayoría de la población y partidario declarado de Sisi, no ha participado en mítines electorales y ha reconocido que se presentó con el único propósito de evitar que la contienda se convirtiera en un referéndum por la ausencia de otros candidatos, tras la retirada o el encarcelamiento de los potenciales aspirantes de la oposición, que llamó al boicot.

El porcentaje de papeletas nulas, aunque no fue especificado por 'Al Ahram', se situaría cerca del 5%, lo que superaría los sufragios logrados por el líder de Al Gad. Con estos resultados, Sisi cumplirá un segundo mandato de cuatro años y permanecerá en el cargo hasta el 2022.

Diez puntos menos

En los comicios del 2014, los primeros a los que concurrió el 'rais' tras el golpe de Estado que encabezó un año antes y con el que desbancó al islamista Mohamed Mursi en el contexto de unas protestas multitudinarias, el actual presidente se impuso con ese mismo 96,9% de apoyo. Sin embargo, entonces la participación se situó en el 47,4 %, más de cinco puntos por encima de la registrada en esta votación. La gran incógnita en las elecciones era la afluencia a las urnas, que según las cifras aportadas por el diario oficial quedó 10 puntos por debajo de la registrada en las presidenciales de 2012, las únicas realizadas en la historia del país con garantías democráticas y que ganó Mursi.

La participación ha sido especialmente baja en Alejandría, la segunda ciudad del país, donde se ha situado en el 35,26%, según datos difundidos por la agencia oficial Mena. Por otra parte, la afluencia a las urnas se elevó a cifras cercanas al 50% en otras provincias populosas del delta del Nilo, como Al Garbía, Al Behira y Al Daqjaliya. En las primeras horas del jueves, la agencia oficial ofreció numerosos datos parciales de distritos electorales, poblaciones y de algunas provincias, pero después dejó de difundir informaciones y no ha facilitado datos del recuento en El Cairo.

Multas por no votar

El vicepresidente del Parlamento Árabe, Adel Al Asumi, afirmó en una rueda de prensa que la misión de la Liga Árabe considera que el proceso ha sido "transparente". También los observadores de la Unión Africana elogiaron un proceso electoral que a su juicio se desarrolló "en un ambiente pacífico y seguro".

Durante la campaña electoral, las autoridades egipcias hicieron un especial hincapié en incentivar la participación, para lo cual hasta amenazaron con aplicar multas de 500 libras egipcias (unos 23 euros, una quinta parte del salario medio) a los electores que no depositaran su voto. Además, se permitió la concentración de seguidores de Sisi en las puertas de muchos colegios donde con música, y a veces regalos y ofreciendo transporte gratuito hasta las urnas, se intentó espolear los índices de participación.

A lo largo de los tres días de votaciones, entre el lunes y miércoles, los responsables de la campaña sostuvieron que el nivel de participación estaba siendo alto en todo el país. Incluso, en la última jornada del miércoles, se extendió una hora el horario de votación bajo el pretexto de que había una gran afluencia de electores.

Temas: Egipto