Ir a contenido

ANIVERSARIO DEL GOLPE

La política revisionista de Macri con la dictadura alienta las protestas en Argentina

Miles de argentinos se han manifestados para recordar el 42 aninersario del golpe de Estado militar y advetir sobre la falta de mano dura del Gobierno con los uniformados responsables de las gran represión

Abel Gilbert

Manifestación de las Madres de Plaza de Mayo en Buenos Aires.

Manifestación de las Madres de Plaza de Mayo en Buenos Aires. / AFP / EITAN ABRAMOVICH

Miles de personas han ocupado este sábado el centro de la ciudad de Buenos Aires al cumplirse 42 años del golpe militar que provocó la mayor tragedia de Argentina del siglo XX. Más que conmemoración, las miles de personas que han llegado hasta la Plaza de Mayo, frente a la sede del Poder Ejecutivo, han establecido con sus cantos y consignas un puente entre el pasado de dolor y el presente.

El Gobierno de derechas del presidente Mauricio Macri ha quedado expuesto a fuertes críticas por parte del movimiento en defensa de los derechos humanos. No solo se le reprocha en duros términos su mirada de lo que ocurrió hace más de cuatro décadas cuando desaparecieron miles de personas.

También le censuran su política económica, de parentescos con la implementada por los militares, y su exaltación de la “mano dura” de la policía y otras fuerzas de seguridad a la hora de enfrentar los conflictos sociales. El documento que se ha leído a los manifestantes ha puesto el acento en las nueva política represiva.

Macri se ha referido a la fecha de hoy como un día "para unirnos y volver a decir todos juntos nunca más a la violación de los derechos humanos”.

Delitos aberrantes

La masiva marcha se ha llevado a cabo en un país diferente al que, doce años atrás, demolió el muro de la impunidad al habilitar la reapertura de los juicios contra los autores de los delitos aberrantes. Desde entonces, solo 60 de las más de 500 causas iniciadas en los tribunales tuvieron sentencia firme. Desde la llegada de Macri a la presidencia, el ritmo de causas se ha ralentizado y que llegarían a su fin a mediados del 2024, medio siglo después del golpe de Estado.

En las vísperas del nuevo aniversario del comienzo de la dictadura, el servicio penitenciario ha incluido a Alfredo Astiz, uno de los principales símbolos de la represión clandestina, entre los posibles beneficiarios de una prisión domiciliaria, lo que confirmaría la política revisionista respecto a la dictadura del presidente argentino.

 La noticia ha provocado estupor social. Astiz fue el oficial de la Armada que se infiltró entre las Madres de Plaza de Mayo y participó del secuestro y desaparición de sus fundadoras.

0 Comentarios
cargando