Ir a contenido

TENSIÓN CON MOSCÚ

La OTAN: "El Reino Unido no está solo"

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, dice que no quiere "una nueva guerra fría" pero avisa que defenderá "a todos sus aliados contra cualquier amenaza"

Silvia Martinez

Stoltenberg gesticula durante la presentación del informe anual de la OTAN correspondiente al 2017, el 15 de marzo, en Bruselas.

Stoltenberg gesticula durante la presentación del informe anual de la OTAN correspondiente al 2017, el 15 de marzo, en Bruselas. / EFE / OLIVIER HOSLET

"Es extremadamente importante mandar una señal clara de que el Reino Unido no está solo. Este es un ataque muy grave a individuos en el Reino Unido, pero también una violación de normas y reglas importantes para la seguridad de todos”. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, eleva el tono contra Rusia y cierra filas con el Gobierno británico ante lo que considera un ataque “inaceptable”, “horroroso” y que no tiene “cabida en el mundo civilizado”.

La Alianza Atlántica, ha asegurado, no quiere “una nueva guerra fría”, pero “el Reino Unido no está solo” y “la OTAN defenderá a todos sus aliados contra cualquier amenaza”. El ataque con gas nervioso de Salisbury hace unos días, en el que resultaron afectados el exespía ruso Serguéi Skripal, su hija Yulia y un soldado británico, ha desencadenado una oleada de reacciones generalizada de las potencias occidentales y organizaciones como la OTAN, que no han dudado ni un segundo en apuntar también hacia Moscú.

“Confiamos en la evaluación del Reino Unido. No voy a entrar en cuestiones de inteligencia, pero tenemos confianza en el Reino Unido”, ha zanjado Stoltenberg, interrogado por un periodista de la agencia rusa de noticias sobre si era un error culpar a Rusia. “El Reino Unido ha determinado que fueron envenenados con un agente nervioso militar del tipo que ha desarrollado Rusia y también ha concluido que esto representa un uso ilegal de la fuerza del Estado ruso contra el Reino Unido. Es una de las sustancias más tóxicas jamás desarrolladas y es la primera vez que se usa en territorio de la Alianza. Es inaceptable”, ha reiterado Stoltenberg, que este jueves recibirá un nuevo análisis de manos del asesor británico de seguridad nacional, Mark Serwill, y el lunes se reunirá en el cuartel general de la OTAN con el jefe de la diplomacia británica, Boris Johnson.

Londres no ha pedido ayuda

Hasta el momento, Londres ni ha pedido ayuda en la investigación ni ha dado señales de tener intención de invocar el artículo 5 del Tratado según el cual un ataque armado contra un país aliado se considerará como un ataque dirigido contra todos ellos. Pero en la Alianza están preparados para ayudar ante lo que consideran un patrón muy preocupante que no ha hecho sino escalar en los últimos años.

Empezando por la anexión ilegal de Crimea, el apoyo militar a los separatistas del este de Ucrania o la presencia militar en Moldavia y Georgia contra la voluntad de estos países, y siguiendo, ha detallado Stoltenberg, “por las interferencias en Montenegro y en otros países de los Balcanes occidentales, el intento de revertir elecciones e instituciones democráticas o la acumulación de fuerzas militares desde el norte de Europa hasta Oriente Próximo”.

En la OTAN ven también con mucha preocupación la modernización de las fuerzas armadas rusas, el desarrollo de nuevas capacidades, incluidas las nucleares, y la difuminación de la línea entre lo nuclear y lo convencional porque es peligrosa para la paz y la estabilidad. “No queremos una nueva guerra fría y no queremos vernos arrastrados en una carrera armamentística” porque “no tiene ganadores, es caro, arriesgado y no interesa a nadie”, ha explicado Stoltenberg. “Pero que no haya dudas, la OTAN defenderá a todos los aliados contra cualquier amenaza”, ha avisado.

España, en el furgón de cola en gasto en defensa

Es el quinto país de la Alianza Atlántica que más ha aumentado su gasto real en defensa durante el 2017, un 18%. Este acelerón, sin embargo, no permite a España abandonar el furgón de cola, ya que sigue siendo el tercer país de la OTAN que menos gasta. El año pasado, según el nuevo informe 2017, destinó un 0,92% del PIB, muy lejos del 2% que han prometido alcanzar para el año 2024. Solo dos países destinan un porcentaje inferior en relación a su producto interior bruto: Bélgica (0,9%) y Luxemburgo (0,46%). Aún así, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, ha valorado muy positivamente los nuevos datos, porque si bien queda mucho para llegar al 2%, son cada vez más los países que se acercan a este objetivo. Este año, ha explicado, serán ocho los que superarán ese umbral: Estados Unidos, Reino Unido, Estonia, Polonia, Grecia, Rumanía, Letonia y Lituania.

0 Comentarios
cargando