Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Miles de civiles huyen de Guta por el avance de las fuerzas de Asad

El régimen sirio ya controla el 70% de la región, la única en la provincia de Damasco bajo control rebelde

Adrià Rocha Cutiller

Cientos de civiles abandonan la zona de Guta Oriental, en la zona rural de Damasco, el 15 de marzo.

Cientos de civiles abandonan la zona de Guta Oriental, en la zona rural de Damasco, el 15 de marzo. / EFE / YOUSSEF BADAWI

Al menos 3.000 personas, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), han escapado este jueves de Guta hacia zonas de control gubernamental.

Los números, explica esta organización, son aproximados y en las próximas horas se podrían multiplicar: el régimen de Bashar el Asad está avanzando muy rápidamente en su ofensiva aérea y terrestre sobre Guta. La semana pasada consiguió partirla en tres, y este jueves ha conquistado dos ciudades más. Ahora, sus soldados y milicianos leales controlan ya el 70% de lo que, hace un mes, constituía la región de Guta este.

Entonces, el 18 de febrero pasado, Asad empezó esta ofensiva a gran escala. Primero fueron sus aviones, que, junto a los de los rusos -el principal aliado de Damasco en la guerra- bombardearon indiscriminadamente a la población civil de Guta, donde viven unas 400.000 personas.

Por estos bombardeos, según el OSDH y Médicos Sin Fronteras (MSF), más de un millar y medio de civiles han muerto. En menos de un mes. Estos números demuestran que la guerra de Siria, que este jueves entró en su octavo año, dista aún de apaciguarse.

Sus bombas también han dejado otros varios miles de heridos: sin medicinas ni comida disponible, muchos, explica MSF, también acaban muriendo. Durante estas dos últimas semanas, tanto las Naciones Unidas como la Cruz Roja Internacional han estado entrando en Guta con convoyes de ayuda humanitaria.

El régimen de Damasco requisa sistemáticamente todas las medicinas de los camiones y estos, cuando entran, no tienen tiempo de entregar toda la ayuda que llevan: las bombas y los ataques aéreos les obligan a retirarse antes de hora. El último intento fue este jueves: entraron 25 camionesSolo la mitad de ellos pudo entregar su carga.

Años de cerco

La región de Guta, la única bajo control rebelde situada en la provincia de Damasco, es de las que peor lo ha pasado durante la guerra. Sitiada, cerrada y cercada desde el 2013 por Asad, sus habitantes no tienen acceso a comida, agua ni medicinas.

Los bombardeos, aquí, son constantes desde hace tiempo: la gente de Guta, a causa de ellos, vive encerrada día y noche en sus sótanos o en los de sus vecinos. Salir a la calle, estos últimos días, supone un riesgo extremo de muerte.