Ir a contenido

MOVILIZACIÓN POPULAR EN EL GOLFO PÉRSICO

Catar idolatra a su joven emir como respuesta al boicot de sus vecinos

El retrato de 'Tamim, el glorioso', realizado por un artista catarí, aparece en edificios, coches, restaurantes, comercios y todo tipo de objetos en Doha

La campaña en favor del emir, de 37 años, es compartida por los catarís y por buena parte del 80% de la población extranjera de este pequeño país

Emilio Pérez de Rozas

El retrato del emir de Catar, Tamim, el glorioso, entre dos de los rascacielos de Doha (Catar). / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

El retrato del emir de Catar, Tamim, el glorioso, entre dos de los rascacielos de Doha (Catar).
Una de las múltiples fachadas de edificios y calles de Doha decoradas con la bandera catarí y el retrato de su joven emir.
Cientos, miles de coches, circulan por Doha con la serigrafia de su emir en los cristales.
El retrato del emir Tamim, el glorio y sus familiares preside un centro de recreo de las afueras de Doha.

/

Su imagen, su dibujo, su serigrafía, está por todas partes. En cualquier sitio, escenario público, oficina, comercio, negocio u objeto. No hay rincón de Doha, la capital de Catar, un país similar en extensión a Murcia, principal adalid de la primavera árabe y boicoteado por sus vecinos de Arabia Saudí, Dubái, Emiratos Árabes y Baréin, que le acusan de patrocinar el terrorismo, donde no aparezca la representación creado por el artista catarí Ahmed bin Majea Almaadheed “en honor del hombre, del líder, del mandatario que ha cambiado Catar y nos ha proporcionado, contra esos adversarios, una vida estupenda”.

Los catarís, todos, los nativos y los extranjeros, que suponen el 80% de la población, han respondido a la crisis diplomática con los países árabes con una ola de patriotismo en torno a su emir, Tamim bin Hamad Al Zani, de 37 años, dos esposas y cuatro hijos. El dibujo de ‘Tamim, el glorioso’ está desnudo, sin el tradicional turbante, con la idea, se supone, que no provoque rechazo y sea asumido por todos los habitantes de Catar, que, en efecto, han compartido esa imagen.

La imagen del joven emir de Catar en una alfombra de un comercio del zoco de Doha. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Hace algunos meses, Beverley Milton-Edwards, analista del centro de estudios de Brookings de Doha, reconoció a la agencia Efe que “es evidente que la crisis diplomática actual, liderada por Arabia Saudí, Dubái, Emiratos Árabes y Baréin, ha fortalecido realmente la posición del emir de Catar en el interior de su propio país”. ‘Tamim, el glorioso’ heredó Catar en el 2013, cuando su padre lo convirtió en el máximo responsable del país. "Si algo ha reforzado la crisis es la sensación de que la marca Catar resuena fuerte y es poderosa", comentó Milton-Edwards.

El dueño, entre otras cosas, del PSG

El emir de Catar, dueño, entre muchas cosas, de los almacenes HarrodsTiffanyValentino, los estudios Miramax (Disney)Credit Suisse, el Paris Saint-Germain y la poderosa cadena de televisión Al Yazira. Su imagen aparece en las fachadas de innumerables edificios, en los rascacielos del centro financiero, en los escaparates del zoco, en los cristales y parabrisas de los coches, de muchísimos coches, de casi todos los coches, en las pantallas de los cajeros automáticos de los bancos, en las cristaleras de las tiendas, peluquerías, comercios y restaurantes e, incluso, en los perfiles de muchos habitantes de Catar en las redes sociales. Ni que decir tiene que miles de móviles tienen la imagen de Tamim en su funda protectora.

En realidad fue así como arrancó la fiebre de apoyo al líder de todos los catarís, de dentro y fuera del país. Ahmed bin Majea Almaadheed hizo el dibujo y lo colgó en su cuenta de Twitter y, según ha explicado él mismo en innumerables ocasiones, “durante las siguientes cinco horas mucha gente se puso la imagen en su perfil, la republicó y se extendió por todos lados”. El diseñador gráfico, de 28 años, asegura que ninguna obra que ha realizado para campañas publicitarias ha tenido una repercusión parecida; su éxito, dedujo, se debe a que todo Catar comparte el sentimiento de aprecio por el jefe de Estado.

En todos los murales del emir de Catar que hay en Doha, los catarís depositan su admiración por él, con dibujos, dedicatorias y multitud de frases de solidaridad y respeto por su líder. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Pese a que hay mucha gente en Doha que comparte el dicho popular que señala que “en Doha, los que hablan, ignoran; y los que saben, callan”, lo cierto es que cuando paseas por el popular zoco de Doha la imagen de ‘Tamim, el glorioso’ está en todos los lugares, tiendas, paredes y escaparates.

Solidaridad en el gran zoco de Doha 

Un vendedor filipino del zoco, Matrai, afirma que "todo el mundo apoya al emir en Catar, tanto los catarís como los extranjeros". Aprovechando la ola de patriotismo, en su tienda de recuerdos ha desplazado los objetos con la imagen de la perla, producto tradicional catarí, para poner en primera línea desde adhesivos a tazas, relojes o espejos con la imagen del mandatario.

En este mismo micromundo de Doha, donde cientos de personas conviven a diario, compran, pasean, negocian y se distraen, la idea más generalizada es que Catar está siendo boicoteado, no porque financie el terrorismo, "sino porque se niega a someterse, como han hecho el resto de vecinos, a los dictámenes de Arabia Saudí". Según esta tesis, "Catar es el único país de su entorno que decide por sí mismo, libre, capaz de ganarse la amistad de los demás e, incluso, de ser sede del Mundial de fútbol del 2022, cosa que provoca envidia en todos los demás países árabes poderosos".

Temas: Qatar