Ir a contenido

TRAGEDIA AÉREA

Dos españolas, entre las víctimas del avión privado que se estrelló en Irán

Las fallecidas, de doble nacionalidad española y turca, viajaban con nueve personas más de Dubai a Estambul

Adrià Rocha Cutiller

Vista aérea de los restos del avión privado turco accidentado en Irán.

Vista aérea de los restos del avión privado turco accidentado en Irán. / EFE / ALIREZA MOTAMED

Tenía 28 años y estaba destinada a ser una de las mujeres más ricas de TurquíaMina Basaran iba a casarse y, para celebrarlo, se fue a Dubai con siete amigas, dos de ellas con doble nacionalidad española y turca. Este domingo, su avión privado, que las traía de vuelta a Estambul, se estrelló en Irán: todas las tripulantes, además de las dos pilotos y una azafata, murieron.

«La aeronave sigue ardiendo, y se puede ver a simple vista», ha dicho este lunes el responsable de emergencias iraní, Mojtaba Jalidi, que ha explicado que, el aparato, una hora después de despegar, ganó altitud de forma repentina para, después, caer en picado mientras ardía.

Irán y los servicios de emergencias están trabajando para recuperar la caja negra del aparato, que cayó en una zona montañosa a unos 370 kilómetros al sur de la capital iraní, Teherán.

Mina Basaran era hija de su padre. Y eso, cuando tu padre es Hüseyin Basaran, significa mucho. Mina estaba destinada, en un futuro, a ser la próxima presidenta de Basaran Holding, un macrogrupo que tiene negocios en todos los sectores imaginables: turismo, finanzas, construcción, aviación y energía, además de poseer varios resortes en las costas sur y norte de Turquía. El avión privado estrellado este domingo, de hecho, era propiedad de la empresa.

«Era la única hija de la familia y, desde 2013, cuando entró en el consejo de administración, se preparaba para liderar la empresa. Su ambición era inmensa», publica este lunes un periódico turco.

Dos chicas sefardís

Junto con ella murieron siete jóvenes más: dos de ellas eran sefardís turcas, que habían obtenido la nacionalidad española hacía unos meses. En Turquía, en la actualidad, viven unos 30.000 judíos, la gran mayoría de los cuales vive en Estambul: son los familiares y herederos de los judíos que fueron expulsados de las Coronas de Castilla y Aragón por los Reyes Católicos en el siglo XV.

Antes eran muchos más. La mayoría ha acabado abandonando Turquía con destino, mayormente, a Israel. Su idioma —aunque está en serio peligro de extinción— es el ladino, una especie de castellano antiguo que se mezcla con el griego y el turco. Pero los jóvenes ya no lo hablan. Solo lo conservan algunas personas de edad avanzada.

Desde hace unos años, España está dando la nacionalidad a los judíos sefardíes que lo deseen y puedan probar su origen. Así es como Liana Hananel Jasmin Baruh, las dos españolas que han muerto en el accidente de avión de este domingo, consiguieron la ciudadanía española.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha confirmado este lunes su muerte, y ha explicado que está en contacto permanente con las autoridades iranís y la Embajada turca en Teherán para tratar de esclarecer qué ha pasado lo antes posible.

0 Comentarios
cargando