Ir a contenido

TENSIÓN INTERNACIONAL

Los aranceles de Trump destapan los tambores de una guerra comercial

La UE prepara represalias como castigo al anuncio de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de aluminio y acero

"No nos quedaremos sentados sin hacer nada mientras nuestra industria es golpeada con medidas injustas que ponen en riesgo miles de empleos europeos", avisa Juncker

Silvia Martinez / Bruselas

Jean-Claude Juncker.

Jean-Claude Juncker. / AP / ARMANDO FRANCA

"Cuando un país (Estados Unidos) está perdiendo muchos miles de millones de dólares en el comercio con prácticamente todos los países con los que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar" avisaba este viernes a golpe de tuit Donald Trump. El presidente de Estados Unidos se reafirma así en su intención de imponer aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio pese a la oleada de críticas desatadas por su anuncio en todo el mundo. Suenan tambores de guerra y la Unión Europea se prepara ya para la batalla.

"No nos quedaremos sentados sin hacer nada mientras nuestra industria es golpeada con medidas injustas que ponen en riesgo miles de empleo europeos", ha avisado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a través de un comunicado nada más conocer los planes proteccionistas de Trump. El anuncio no ha sorprendido en Bruselas, con competencias para negociar acuerdos comerciales en nombre de los 28, que ya se esperaba el movimiento desde que el departamento de Comercio de Estados Unidos lanzó una investigación que ha concluido esta semana que las importantes de acero y aluminio amenazan la seguridad de Estados Unidos.

La Comisión Europea rechaza con rotundidad este argumento. "Parece representar una descarada intervención para proteger a la industria de Estados Unidos que no se basa en ninguna justificación de seguridad nacional", ha criticado Juncker que ha insistido en que el proteccionismo no puede ser la respuesta y que el movimiento de la Administración estadounidense lo único que hace es "agravar la situación".

Bruselas, lista para actuar

En Bruselas ya se han puesto manos a la obra y tienen medidas "listas" por si Trump decide pasar la próxima semana de las palabras a los hechos. Las represalias europeas girarán en torno a tres ámbitos, en el marco de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que permiten la adopción de medidas cuando un Estado miembro adopta medidas proteccionistas injustificadas.

La primera es la elaboración de un listado de productos estadounidenses, compuesto por productos de acero y aluminio (un tercio), agrícolas y alimentarios (otro tercio) y productos industriales (otro tercio), que podrían ser altamente gravados como mensaje político a Trump. En paralelo, la Comisión evaluará de cerca los cambios que se puedan producir en los flujos de exportaciones hacia la UE para evitar que el mercado europeo termine inundado de productos siderúrgicos procedentes de terceros países, en reacción al proteccionismo estadounidense, y adoptar medidas defensivas si fuera necesario.

Por último, denunciará a la Administración de Trump ante la OMC y pedirá una consulta de arbitraje. "Vamos a reaccionar de forma rápida, firme y proporcionada", ha insistido el portavoz Alexander Winterstein, que ha eludido hablar de guerra comercial y ha emplazado a esperar a la reunión del colegio de comisarios del próximo miércoles que evaluará la situación. 

Impacto para la industria

El montante de las exportaciones europeas afectadas asciende, según fuentes de la Comisión Europea, a 2.800 millones y que el paquete de represalias será equivalente. A tenor de Eurofer, la asociación europea de acero, el impacto será importante porque Trump ha optado por la peor de las opciones. "Desde el primer día las exportaciones de acero de la UE a Estados Unidos se verán severamente golpeadas y lo mismo les ocurrirá a otros países que exportan a Estados Unidos", ha explicado su director general, Axel Eggert.

Eurofer estima que los nuevos aranceles restringirán las importaciones en unos 20.000 o 25.000 millones de toneladas lo que significa más de la mitad del volumen que importó la UE en 2017. "En el contexto actual de exceso de capacidad global masiva, los mercados se verán obligados a adoptar medidas de contingencia preventivas" augura. Para el ministro galo de economía, Bruno Le Maire, entrar en una guerra comercial solo provocará "perdedores".

Lo mismo piensa la OMC. "Una guerra comercial no va en interés de nadie” y “el riesgo de escalada es real como lo demuestran las primeras respuesta", ha alertado su director general, Roberto Azevedo, "muy preocupado" por los planes de Trump. Hasta Rusia, primer fabricante mundial de acero aunque no comercia demasiado con Estados Unidos, ha hecho partícipe al mundo de su preocupación mientras que China ha pedido a Washington que respete las reglas internacionales.

Las empresas también han empezado a reaccionar. El fabricante Toyota ha avisado de que las restricciones podrían tener consecuencias y provocar un aumento considerable de los precios de coches y camiones vendidos en Estados Unidos mientras que la empresa Electrolux paralizará un plan de expansión en Estados Unidos de 250 millones de dólares.

Las claves del del enfrentamienton

El precedente del 2002

La Unión Europea prepara represalias, aunque de acuerdo con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMCO. La última vez que adoptó medidas fue en el 2002, en respuesta a la decisión del expresidente estadounidense, George W Bush, de imponer aranceles al acero. El problema es que para ser acordes con las reglas de la OMC esas medidas deberán aplicarse a las importaciones  procedentes de todos los países y no solo de Estados Unidos, lo que significa que de rebote también se verían afectados otros socios comerciales de la UE.

Los suministradores de EEUU

Estados Unidos es el principal importador de acero de todo el mundo, con 35.600 millones de toneladas importadas durante 2017. El principal suministrador es su vecino Canadá, con el 16,7%, seguido de Brasil (13,2%) y Corea del sur (9,7%), muy por delante de la Unión Europea o China. De ahí la virulencia con la que han reaccionado el Gobierno canadiense y la industria brasileña. Los primeros han calificado de "inaceptable" la imposición de "aranceles o cuotas" mientras que la industria de Brasil ha pedido a su gobierno que se prepare para devolver el golpe.

Bajada de las bolsas

Las bolsas, incluido el Ibex 35, han reaccionado negativamente a los planes proteccionistas de Donald Trump y el Fondo Monetario Internacional (FMI)  ha alertado de que las restricciones que planea el Gobierno estadounidense dañarán la economía mundial, incluida la de Estados Unidos. “Las restricciones a la importación anunciadas por el presidente podrían causar daños no solo fuera de Estados Unidos sino también a su propia economía, incluida la industria y la construcción que son los principales usuarios”, ha alertado el organismo a través de un comunicado.
 

0 Comentarios
cargando