Ir a contenido

CRISIS EN BRATISLAVA

El periodista asesinado en Eslovaquia investigaba conexiones con la mafia calabresa

El asesinato de Kuciak provoca un terremoto político: dimite el ministro de Cultura y la oposición exige la destitución del titular de Interior

Marcha ciudadana en memoria de Jan Kuciak, el periodista asesinado junto a su novia, en Bratislava, el 28 de febrero.

Marcha ciudadana en memoria de Jan Kuciak, el periodista asesinado junto a su novia, en Bratislava, el 28 de febrero. / EFE / MATEJ KALINA

El periodista eslovaco asesinado Jan Kuciak investigaba un caso de corrupción de alto nivel en Eslovaquia que implicaba a la 'Ndrangheta (la mafia de Calabria) con destacados políticos, según ha revelado el portal de noticias para el que trabajaba y que ha publicado, con ayuda de otros medios, una versión inacabada de su reportaje.

Kuciak, de 27 años, y su novia, Martina Kusnirova, fueron hallados muertos a tiros el pasado lunes en una casa cerca de Bratislava, en un crimen que las autoridades vincularon directamente con el trabajo del reportero.

Con permiso del portal Aktuality.sk, los principales diarios eslovacos (Sme, Právda y Novy Cas) publicaron un extenso reportaje en el que Kuciak estaba trabajando y que revela una compleja red eslovaca de la N'drangheta. Según la investigación, que Kuciak no pudo terminar, esos vínculos llegan hasta la oficina del jefe del Ejecutivo, Robert Fico, a través de dos colaboradores suyos: la asistente personal Maria Troskova y el secretario del Consejo de Seguridad del Estado, Viliam Jasan.

Ambos han anunciado este miércoles su renuncia hasta que finalice la investigación, a la vez que han denunciado que sus nombres están siendo "manipulados en la lucha política contra el primer ministro". Las pesquisas involucrarían sobre todo a Troskova, que fue directiva de una firma eslovaca que contaba entre sus altos cargos con un empresario italiano sospechoso de mantener vínculos con la mafia. Troskova trabajó después un año con el diputado Jasan, del partido socialdemócrata SMER de Fico, antes de entrar en la oficina del Gobierno como asesora.

Fraude fiscal

El asesinato de Kuciak, que documentó las actividades de la mafia en Eslovaquia centradas en el fraude fiscal mediante facturas falsas y estafas con fondos de la UE, ha provocado un terremoto político en Eslovaquia. El ministro de Cultura, Marek Madaric, ha dimitido tras confesarse "incapaz" de seguir en el Ejecutivo. "Durante mi cargo como ministro de Cultura ha sido asesinado un periodista y soy incapaz de encajar esto, es muy frustrante y me ha impactado mucho", ha declarado Madaric, correligionario socialdemócrata de Fico.

Los dos principales partidos de la oposición han exigido a Fico que destituya, antes del próximo martes, al ministro de Interior, Robert Kalinak, y al director de la Policía, Tibor Gaspar, para no poner en peligro la investigación. Fico, por su parte, ha ofrecido un millón de euros de recompensa a quien de pistas que conduzcan a la detención del autor del doble asesinato, que ha causado conmoción dentro y fuera del país centroeuropeo.

0 Comentarios
cargando