Ir a contenido

EL DEBATE SOBRE LAS ARMAS

Grandes empresas de EEUU toman medidas contra las armas y la NRA

La campaña de boicot lanzada en las redes sociales toma cuerpo dos semanas después de la matanza de Florida

Ricardo Mir de Francia

Tienda de Dicks Sporting Goods en Arlington Heights Ill, el 28 de febrero.

Tienda de Dicks Sporting Goods en Arlington Heights Ill, el 28 de febrero. / AP / NAM Y HUH

Primero fueron pequeños gestos personales, actos simbólicos de propietarios de armas anónimos, asqueados con la última masacre de inocentes en Florida y los estragos que cada día se perpetran con rifles y pistolas en toda la geografía de Estados Unidos. Gentes como Scott Pappalardo, un vecino del estado de Nueva York con una frase de la Segunda Enmienda tatuada en el brazo desde hace décadas. Pappalardo colgó un vídeo en las redes donde aparecía serrando uno de sus rifles semiautomáticos. “No puedo vivir sabiendo que mis armas podrían cometer un día un acto horrible como el de Florida”, decía en la grabación. O gentes como Kevin Rogers, que entregó a la policía las tres armas que tenía legalmente en casa, un ejemplo que emuló Ben Dickmann en Florida.

Es pronto para saber si esta vez será diferente, pero los fabricantes de armas y la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el todopoderoso lobi que representa sus intereses, se están enfrentando a una presión inusitada. La sociedad civil ha respondido envalentonada por la valentía de los estudiantes de Parkland, que han denunciado con emotividad el inmovilismo frente a las armas y los vínculos entre la clase política y el dinero de la NRA. Esa sinergia ha dado pie a que también las grandes corporaciones estadounidenses tengan que posicionarse en un debate en el que está en juego su imagen de marca y su responsabilidad social. Y muchas cosas se están moviendo. La cadena de equipamiento deportivo Dick’s Sporting Goods, uno de los mayores minoristas de armas del país, ha anunciado que dejará de vender fusiles de asalto y cargadores de alta capacidad. No solo eso. Independientemente de las leyes de cada estado, solo vendrá armas cortas a los mayores de 21 años.

“Cuando vimos lo que pasó en Parkland nos quedamos muy afectados y dolidos”, ha dicho su consejero delegado, Edward Stack, para justificar la medida. “Nos encantan estos niños y su grito de protesta: ‘Basta ya’. Nos ha llegado muy dentro”. Esos niños, en realidad adolescentes, han regresado hoy por primera vez al instituto Marjorie Stoneman Douglas, dos semanas después de que el pistolero Nikolas Cruz matara a 14 de sus compañeros y tres profesores. Docenas de policías fuera de servicio llegados de todo el país y vecinos solidarizados con su tragedia les esperaban a las puertas del centro para mostrarles su apoyo. Muchos entraron en el instituto con flores, y dentro, más que reanudar las clases, iniciaron una terapia colectiva para poco a poco poder recobrar una suerte de normalidad.

Sus reclamaciones políticas todavía no se han materializado. El plan para reforzar la seguridad en los colegios y endurecer mínimamente las leyes de armas sigue siendo un proyecto en construcción con un desenlace político incierto. Pero algunas señales son alentadoras. La campaña lanzada en las redes sociales para boicotear a la NRA ha empezado a tomar forma. El banco First National Bank of Omaha ha anunciado que dejará de emitir las tarjetas visa de la NRA. Las aerolíneas Delta y United han terminado los descuentos que ofrecían a sus afiliados. Lo mismo han hecho las cadenas hoteleras Windham y Best Western; empresas de alquiler de coches como Hertz, Budget, Alamo y Enterprise; la aseguradora MetLife, o la tecnológica Symantec.

Paralelamente, varios fondos de pensiones están reexaminando sus portafolios de inversión en empresas fabricantes de armas. Y hay iniciativas para forzar a servicios de streaming como los de Apple, Amazon o Roku para que dejen de incluir en sus paquetes el canal de televisión de la NRA, una de sus principales plataformas de propaganda. El lobi ha respondido disparando contra las empresas que han roto los vínculos con su organización. Ha dicho que son “actos vergonzosos de cobardía política y cívica”. Conociendo su forma de operar, no se espera que afloje su postura, por más que la gran mayoría de estadounidenses sea partidaria de endurecer las leyes, según las encuestas.

El absolutismo de la NRA es tal que ni siquiera apoya las modestas propuestas del presidente Donald Trump, como prohibir los accesorios que convierten los rifles semiautomáticos en metralletas o elevar a los 21 años la edad para comprar un fusil de asalto. A ojos de su presidente, Wayne LaPierre, todo es parte de un “movimiento venenoso” dedicado a “destruir sistemáticamente las libertades más básicas”.

Ese movimiento es hoy más serio que nunca. Desde la masacre de Sandy Hook en el 2012, han surgido poderosas y bien financiadas organizaciones por el control de armas. Se han vuelto más prevalentes en las redes sociales. Y también ha amainado el miedo en el Partido Demócrata a enfrentarse a la NRA y sus vociferantes afiliados. Pero la NRA siempre gana. Falta ver si esta vez será diferente. 

Trump carga de nuevo contra su fiscal general

El feudo que mantiene el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con su fiscal general, Jeff Sessions, escribió el miércoles un nuevo capítulo. Trump acusó a su correligionario de comportarse de manera “vergonzosa” por ordenar a un organismo del Departamento de Justicia que investigue los presuntos abusos que habría cometido el FBI al escuchar las comunicaciones de uno de sus antiguos asesores de campaña vinculado con la trama rusa. Esa investigación beneficia los intereses del presidente, que se ha presentado como una víctima de la supuesta politización de la justicia, pero Trump quería que las pesquisas quedaran a cargo de los abogados de la fiscalía, teóricamente menos independientes. Este nuevo encontronazo refleja su descontento con Sessions, al que ha pedido una postura más agresiva para desacreditar la trama rusa.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.