ESTADOS UNIDOS

El yerno de Trump pierde el acceso a la información 'top secret'

Jared Kushner no ha superado todavía el escrutinio de seguridad del FBI y está envuelto en las sospechas de la trama rusa

Jared Kushner, hablando por teléfono, el pasado 20 de febrero.

Jared Kushner, hablando por teléfono, el pasado 20 de febrero. / AP / MARY ALTAFFER

2
Se lee en minutos
El Periódico

La Casa Blanca ha dejado a Jared Kushner, el yerno del presidente de Estados Unidos y una de las figuras más poderosas de su Administración, sin acceso a la información de máximo secreto, según ha adelantado el portal de noticias ‘Politico’. La decisión es parte del intento del jefe de gabinete de Donald Trump, John Kelly, de imponer una mayor disciplina en el entorno del comandante en jefe asegurándose de que solo los altos cargos que han superado el preceptivo escrutinio de seguridad del FBI pueden acceder a la información clasificada. Hasta ahora Kushner solo tenía una autorización interina, entre otras cosas, según publica el Washington Post, porque varias potencias extranjeras lo ven como una figura fácilmente manipulable por la intricada red de negocios que mantiene, la deuda multimillonaria que arrastran sus compañías y la falta de experiencia en política exterior.

Noticias relacionadas

Trump ha convertido a Kushner en su hombre para todo, cuando hasta hace dos años no era más que un promotor inmobiliario con un periódico amarillista y profusas conexiones con las élites judías y neoyorkinas. Kushner está casado con su hija Ivanka, de modo que Trump lo convirtió en uno de los hombres con más poder en Washington. Lo puso al frente de la negociación con israelís y palestinos, del diálogo con ChinaMéxico y Canadá e incluso le encargó la reorganización de la Administración federal de EE UU, misiones que por sí solas superarían al más capaz de los mortales. Para complicar más las cosas, Kushner es una de las principales “personas de interés” en la investigación sobre la trama rusa que conduce el fiscal especial Robert Mueller, un interés que se deriva de sus conexiones financieras y de su presencia en varias de las polémicas reuniones que la campaña de Trump mantuvo con personalidades del entorno del Kremlin antes de las elecciones.

Con la decisión de la Casa Blanca, Kushner pierde acceso a la información ‘top secret’, lo que incluye el ‘briefing’ que los servicios de inteligencia ofrecen cada mañana al presidente, un informe que incluye desde las operaciones secretas de la CIA hasta las amenazas detectadas en política exterior. En cualquier caso, mantendrá acceso a todo el resto de información clasificada, desde la “secreta” a todos los rangos de clasificación inferior. Kushner no es el único alto cargo que ha visto rebajado su acceso a los secretos de Estado. Idénticas medidas se han tomado con todos aquellos funcionarios que no han superado todavía el escrutinio del FBI y que mantienen credenciales interinas de seguridad.