Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

Juncker pierde el pulso por la reforma institucional de la UE

Los jefes de Estado y de Gobierno rechazan el plan del presidente de la Comisión para fusionar presidencias y que su sucesor sea el cabeza de lista del partido más votado en las europeas del 2019

Silvia Martinez

Juncker (izquierda) y Tusk, a su llegada para su rueda de prensa conjunta, en Bruselas, el 23 de febrero.

Juncker (izquierda) y Tusk, a su llegada para su rueda de prensa conjunta, en Bruselas, el 23 de febrero. / AFP / JOHN THYS

Ni fusión de presidencias ni mucho menos que el futuro presidente de la Comisión Europea sea automáticamente el cabeza de lista del partido político más votado en las próximas europeas de mayo del 2019. Las grandes ideas lanzadas hace una semana por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para revitalizar la Unión Europea y acercarla a los ciudadanos han chocado este viernes contra el muro impuesto por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

“La idea de que el proceso es más democrático es equivocada. El Tratado dice que el presidente de la Comisión Europea debe ser propuesto por los líderes democráticamente elegidos de los Estados miembros y escogido por los miembros democráticamente electos del Parlamento Europeo”, ha zanjado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Esa es, a juicio del polaco, la doble legitimidad del presidente de la Comisión.

“Si no, el proceso sería menos democrático. No puede haber automaticidad. El Consejo Europeo no puede garantizar de antemano que propondrá a un cabeza de lista para presidente de la Comisión Europea”, ha insistido sobre un posicionamiento que augura un enfrentamiento político con el Parlamento Europeo, férreo defensor de esta idea. El grueso de los dirigentes europeos -hay excepciones como el irlandés Leo Varadkar- no quieren atarse de manos y dejar en manos de la Cámara la prerrogativa de elegir al futuro capitán de la Comisión.

Y entre los que se oponen curiosamente está uno de los dirigentes más europeístas del momento, el francés Emmanuel Macron, a quien este debate coloca en una difícil posición. Su movimiento, En Marche, no está adscrito a ningún partido político, lo que el sistema de 'spitzenkandidat' le dejaría fuera de juego para influir en la elección del futuro presidente de la Comisión.

Baño de realismo

La conclusión supone un jarro de agua fría para Juncker, que ha encajado el golpe con resignación. “El Tratado es claro. No describe un proceso de automaticidad. Si eres cabeza de lista en tu país y tu partido gana las elecciones no hay automaticidad en que serás el primer ministro. Es un proceso democrático normal”, ha defendido sobre el sistema que fue utilizado en el 2014 para elegirlo y que según él reforzará la democracia.

Igual de nulo es el apetito de los líderes europeos por fusionar dos de las presidencias de la UE, la de la Comisión Europea y la del Consejo Europeo, como plantea el luxemburgués hasta el punto de que han descartado hasta valorarla. Tampoco ha recibido una acogida calurosa la sugerencia de recortar el número de comisarios ni la idea de crear listas transnacionales para las elecciones europeas, que apoyan Emmanuel Macron o Juncker, que ha quedado aparcada para más adelante, al menos hasta después de las próximas elecciones europeas.

El único elemento que ha cuajado entre los 27 dirigentes europeos -todos salvo la británica Theresa May, que no ha estado presente en la cumbre- es la reducción del número de escaños del Parlamento Europeo en las próximas elecciones, de 751 a 705. La salida del Reino Unido obliga a reorganizar la casa y pensar una solución para los 73 asientos que ocupan los eurodiputados británicos. La propuesta de la Cámara es reducir el futuro hemiciclo y redistribuir 27 de las 73 sillas, de las cuales cinco irían a España. La decisión la tomarán los líderes en junio, pero es a juicio del presidente Mariano Rajoy “una buena noticia”.

Más dinero para el presupuesto

Los Veintisiete han zanjado esta primera incursión sobre la reforma institucional de la UE sin mucho conflicto. Más problemas augura la batalla sobre el nuevo marco presupuestario para el período 'post-brexit', a partir del 2020. La salida del Reino Unido dejará un agujero de entre 10.000 y 14.000 millones anuales que sumado a los fondos adicionales para las nuevas prioridades -control de la inmigración, vigilancias de las fronteras, defensa o Erasmus- obligarán, según los cálculos de Rajoy, a buscar unos 190.000 millones.

“¿Vamos a poner más dinero o no? Mi opinión es que España debe estar abierta a poner más recursos entre otras cosas porque si queremos más integración es positivo que lo hagamos”, ha avisado. Al igual que España, ha explicado Juncker, otros 14 estados miembros se han mostrado dispuestos a elevar su contribución. También ha calado la idea, según Tusk, de imponer una cierta condicionalidad en el presupuesto a la hora de repartir fondos. “El presupuesto de la UE no debe servir para financiar a estados que incumplen los derechos fundamentales ni para financiar políticas cuya estrategia es hacer dumping social”, ha avisado Macron.

Las claves del futuro presupuesto

EL TAMAÑO

La Eurocámara quiere que los gobiernos eleven al 1,3% del PIB el montante para financiar el nuevo marco financiero 2021-2027, por encima del 1% actual. Algunos estados miembros quieren recortarlo o congelarlo -Austria y Holanda- pero al menos 14, entre ellos España o Francia, están dispuestos a abrir el bolsillo para suplir el agujero que dejará el 'brexit' y financiar las nuevas prioridades.

PAC Y COHESIÓN

Estas dos políticas concentran el 70% de los recursos. En el futuro tendrán que ser recortados. “No me gusta demasiado pero será la realidad”, porque “si no reducimos el presupuesto de la cohesión y la agricultura tendremos que reducir el resto de políticas”, augura Juncker. España ya ha anunciado que dará la batalla para defender partidas tradicionales que sigue considerando prioritarias.

BÚSQUEDA DE ALIANZAS

Los Veintisiete están de acuerdo en que es necesario gasta más en defensa, seguridad, lucha contra la inmigración y programa Erasmus, pero estas necesidades obligarán a realizar ajustes en otras partidas que exigirán negociación y alianzas para seguir manteniendo el grado de ambición. España cuenta con Italia y Francia para defender la política agraria.

CONDICIONALIDAD

Aunque a priori la posibilidad de condicionar el presupuesto podría generar cierta controversia, de la cumbre sale una reacción “positiva” a la posibilidad de vincular la concesión de fondos al cumplimiento de los valores europeos o el respeto del Estado de derecho tal y como reclama Francia y ha apoyado Alemania.

ACUERDO EN EL 2019

La Comisión Europea aspira a lograr un acuerdo antes de las elecciones europeas de mayo del 2019. Una fecha ambiciosa dado que no presentarán propuestas legislativas hasta el 2 de mayo, pero de no cerrar un pacto a tiempo, Bruselas asegura que será imposible dotarse de la base legal necesaria para seguir financiando los programas y proyectos a partir del 1 de enero del 2020.

0 Comentarios
cargando