Ir a contenido

PRECAMPAÑA ELECTORAL EN RUSIA

Detenido en Moscú el director de la oenegé anticorrupción del opositor Navalni

Román Rubánov está acusado de organizar manifestaciones públicas sin permiso de las autoridades

Marc Marginedas

Alexéi Navalni con su mujer Yulia y su hijo Zahar en una protesta el pasado mes de mayo en Moscú.

Alexéi Navalni con su mujer Yulia y su hijo Zahar en una protesta el pasado mes de mayo en Moscú. / AFP / IVAN VODOPYANOV

Román Rubánov, director del Fondo de la Lucha contra la Corrupción, la oenegé creada por el bloguero Alekséi Navalni para denunciar los abusos de poder en Rusia, ha sido detenido en la noche del lunes al martes por siete agentes de la policía en el aeropuerto de Sheremétievo de Moscú cuando se disponía a salir del país. 

Según ha informado el propio Navalni en su cuenta de Twitter, Rubánov permanecía esta mañana en las dependencias de la comisaría de Danilovski, en el centro de Moscú, sin que se permitiera la presencia de su abogado, Iván Zhdánov. Aunque la acusación no ha sido comunicada oficialmente al arrestado, en el momento de la detención los agentes le culparon de organizar manifestaciones públicas no autorizadas, una falta administrativa que se castiga con una multa o, en su defecto, con pequeñas penas de prisión trabajos para la comunidad.

'Huelga de votantes' 

Los hechos de los que se acusa a Rubánov están muy probablemente vinculados con la huelga de votantes organizada por el movimiento de Navalni a finales de enero y que congregó en Moscú a unas 4.000 personas, y varios miles más en un centenar de ciudades de Rusia, para protestar contra la exclusión del bloguero anticorrupción de la parrilla de candidatos en las elecciones presidenciales del 18 de marzo. 

Leónid Volkov, jefe del equipo de Navalni, ha asegurado que Rubánov no tomó parte en el diseño de la acción de protesta, y ha recordado que seis personas han sido arrestadas acusadas ya de las mismas faltas administrativas. Navalni ha pedido a sus seguidores que boicoteen la cita electoral, mientras que las autoridades temen que unas urnas vacías empañen la segura victoria del actual presidente, Vladímir Putin.

Para evitar una gran abstención, el 'establishment' ruso se ha movilizado. Las calles de las ciudades están repletas de carteles y anuncios publicitarios recordando la inminencia de las elecciones, mientras que la Administración presidencial ha enviado instrucciones a las autoridades regionales para que espoleen a los votantes a acudir a los colegios electorales.   

              

0 Comentarios
cargando