Ir a contenido

RENOVACIÓN EN ALEMANIA

Merkel designa a la número dos de la CDU en clave sucesoria

La cancillera alemana postula a Annegret Kramp-Karrenbauer, primera ministra del estado federado de Sarre, como nueva secretaria general de la Unión Cristianodemócrata

El Periódico / Berlín

Merkel (derecha) y Kramp-Karrenbauer, en su rueda de prensa conjunta en Berlin, tras la reunión de la ejecutiva de la CDU, el 19 de febrero.

Merkel (derecha) y Kramp-Karrenbauer, en su rueda de prensa conjunta en Berlin, tras la reunión de la ejecutiva de la CDU, el 19 de febrero. / EFE / CLEMENS BILAN

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha comenzado a preparar su sucesión en la Unión Cristianodemócrata (CDU) postulando a Annegret Kramp-Karrenbauer, primera ministra del ‘land’ de Sarre, como nueva secretaria general. La decisión, según los analistas, responde a las demandas internas en la CDU para rejuvenecer el partido y asegurar su liderazgo tras el retroceso registrado en las últimas elecciones generales.

“He propuesto a Annegret Kramp-Karrenbauer como nueva secretaria general y la propuesta ha encontrado gran respaldo en la cúpula del partido”, ha declarado Merkel en una rueda de prensa junto a la nominada. Kramp-Karrenbauer, de 55 años, está considerada una dirigente muy próxima a Merkel y su nombre suele ser mencionado por la prensa alemana cuando se habla de su futura sucesión tanto en la CDU como en la cancillería.

Bautizada como ‘la Merkel de Sarre’, la ‘mini-Merkel’ o incluso como AKK por sus iniciales, Annegret Kramp-Karrenbauer será formalmente elegida en sustitución del dimisionario Peter Tauber en el congreso extraordinario que la CDU celebrará el 26 de febrero en Berlín, convocado para dar luz verde al pacto de gran coalición con los socialdemócratas del SPD.

Descontento por las concesiones al SPD

Tras el descontento expresado por sectores conservadores de la CDU por las concesiones al SPD en ese pacto, diversos analistas no descartaban que Merkel cediera la secretaría general a alguno de sus críticos. Sin embargo, la designación de AKK se ha interpretado como una señal de que la cancillera piensa continuar el proceso emprendido en la CDU de girar hacia el centro desde que llegó a la presidencia de la formación hace ya 18 años.

La propia Kramp-Karrenbauer, en su primera comparecencia tras ser designada, ha señalado que espera impulsar un proceso de “renovación programática” que tenga en cuenta tanto las raíces liberales como las conservadoras del partido. AKK, casada, católica practicante y madre de tres hijos, es primera ministra de Sarre –el ‘land’ más pequeño de Alemania- desde el 2011, primero al frente de un tripartito con Los Verdes y el Partido Liberal, y actualmente al frente de una gran coalición con el SPD.