Ir a contenido

accidente aéreo

Un avión civil con 65 ocupantes se estrella en una zona montañosa de Irán

El aparato, un bimotor de hélice, de la companía iraní Aseman Airlines que había despegado de Teherán, se encontraba en la región de Samirom en el momento de desaparecer del radar

Familiares de fallecidos en el accidente aéreo se reúne cerca de la mezquita del aeropuerto de Teherán.

Familiares de fallecidos en el accidente aéreo se reúne cerca de la mezquita del aeropuerto de Teherán. / ABEDIN TAHERKENAREH (EFE)

Un avión iraní con 59 pasajeros a bordo y seis tripulantes se ha estrellado este domingo en la región de Samirom, en la provincia central de Isfahán, han informado los servicios de emergencia del país. Se trata de un avión ATR de la compañía Aseman Airlines, según ha explicado el presidente de la comisión de seguridad nacional del Parlamento iraní, Alaiedin Borujerdi. Es el segundo accidente de un avión comercial en una semana. El pasado domingo se estrelló un avión civil en Moscú y murieron sus 71 ocupantes.  

El avión iraní, un ATR de veinte años de antigüedad, cubría la ruta doméstica entre la capital, Teherán, y la ciudad de Yasuy, en el sudoeste del país. El portavoz de Emergencias iraní, Moytaba Jaledí, ha explicado que el aparato desapareció del radar unos 50 minutos después de haber despegado del aeropuerto de Teherán y se estrelló en una región montañosa. El ATR chocó contra una montaña llamada Dena, de la cordillera Zagros, cerca de la localidad de Samirom, en el sur de la provincia central de Isfahán. Ante la dificultad de llegar pronto por tierra al lugar del accidente, las autoridades han enviado helicópteros, aunque el temporal de lluvia, niebla y viento no les ha permitido tomar tierra, lo que les ha impedido comprobar la suerte de los ocupantes.

Todo apunta a que el accidente ha estado causado por la climatología, en concreto por la niebla y el viento registrados en esa región.El portavoz de Emergencia confirmó a la televisión estatal que "aún no han avistado" los restos del avión. Para ayudar en la búsqueda, las autoridades tienen previsto asimismo enviar un avión no tripulado o dron.

Mal Tiempo

El presidente Hasán Rohaní ha encargado al ministro de Carreteras, Abas Ajundí, que realice un informe de las causas del accidente lo antes posible, aunque todo apunta a las malas condiciones climatológicas, como señaló a Efe el portavoz de Aseman. Según la agencia Fars, el comandante del avión siniestrado, Hoyatolá Fulad, tuvo hace unos años un problema técnico casualmente con el mismo modelo de avión y en un vuelo que cubría también la ruta Yasuy-Teherán, pero logró realizar con éxito un aterrizaje de emergencia.

Los responsables de aviación civil han negado que el avión siniestrado sufriera problemas técnicos, después de que se publicaran algunas informaciones sobre un fallo en ese aparato registrado durante un vuelo el pasado 25 de enero. Este avión es un modelo antiguo del fabricante franco-italiano ATR, líder mundial en la producción de aviones turbohélice con capacidad de hasta 90 pasajeros.

La aerolínea Aseman fue incluida el pasado 30 de noviembre en la lista negra de la Comisión Europea de 178 compañías que tienen prohibido operar en la Unión Europea. La flota aérea iraní está obsoleta debido a años de sanciones internacionales, que impedían a Irán comprar aviones nuevos de fabricantes occidentales o piezas de recambio.

Fin del embargo

Este embargo llegó no obstante a su fin con la firma del acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias en julio de 2015, que limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones. Desde entonces, las aerolíneas iraníes han firmado varios acuerdos de compra de cientos de aviones con los fabricantes Airbus, Boeing y ATR con el objetivo de renovar su flota.

En la última década se han producido varios accidentes graves de aviones comerciales en Irán, el último de ellos en agosto de 2014, cuando murieron 40 de los 48 ocupantes de un Antonov-140 cerca del aeropuerto teheraní de Mehrabad. En enero de 2011, 78 personas fallecieron al estrellarse un Boeing 727 de IranAir cerca del lago Urumiyeh, y en 2009 perecieron las 168 que viajaban en un Tupolev de la compañía iraní Caspian Airlines con destino a la capital de Armenia.