Ir a contenido

Kosovo reitera que su caso no tiene que ver con el de Cataluña

EFE

Alfonso Bauluz

El ministro de Asuntos Exteriores de Kosovo, Behgjet Pacolli, mostró hoy su confianza en un pronto reconocimiento por España de la independencia de su país y reiteró que el caso no es "comparable" con la situación en Cataluña.

En una entrevista con Efe con motivo del décimo aniversario de la declaración de su independencia de Serbia, Pacolli quiso subrayar que "lo que ocurre en Kosovo no es comparable con lo que pasa en España, que es totalmente diferente".

"Confiamos que España sabrá resolver ese problema muy pronto", dijo el ministro, quien recalcó que "a nadie en Kosovo se le ocurre comparar la situación de España, o la de Cataluña; no puede compararse con Kosovo pues son dos cuestiones distintas".

"Aunque alguien piense que España está en contra de Kosovo, nosotros consideramos a España un amigo de Kosovo", subrayó.

"Y creo que ocurrirá (el reconocimiento de la independencia), si no hoy, mañana, pues Kosovo no ha hecho nada contra España como para que digamos que -entre comillas- odie a Kosovo", aclaró.

Pese al malestar evidente que produce en Kosovo la creciente obstaculización de España a su presencia en organismos internacionales desde el aumento de la tensión política por el desafío independentista en Cataluña, Pacolli muestra su mejor rostro diplomático.

Recién llegado de Alemania, donde asistió a la Conferencia de Seguridad de Múnich, Pacolli asiste hoy en Pristina a la jornada de conmemoración del décimo aniversario de la independencia de su país, que estará marcada por un gran número de entrevistas y actos institucionales.

"Tenemos amigos de España, los militares con los que tuvimos una experiencia fantástica", recuerda Pacolli al referirse al despliegue de la misión de KFOR dirigida por la OTAN en la que unos 22.000 militares españoles participaron entre junio de 1999 y septiembre de 2009.

"Nadie en Kosovo puede entender por qué España se opone a nuestra independencia", insistió el ministro al mostrar de nuevo la dificultad de entender la postura española, en la que coincide con Rusia o China, además de la propia Serbia, entre otros.

Pese a las dificultades, anima a los empresarios españoles a invertir en su país que, insiste, tras diez años de independencia ha logrado una mejora de las infraestructuras y, subraya, tiene una población muy joven, con una visión global, idiomas y otras capacitaciones atractivas para los empresarios.

Y es igualmente optimista en la posibilidad de llegar a un entendimiento con el vecino serbio y no deja de proclamar que "Nuestra independencia es el resultado de una guerra".

Pacolli defendió el procedimiento internacional seguido para esa proclamación de independencia (la cual ya reconoce más de un centenar de estados, tras haberlo hecho Barbados) que reitera "no es unilateral" y cuenta con apoyo legal.

"Llevamos casi veinte años dialogando con Serbia y creo que esta vez el diálogo será un poco diferente, será limitado en el tiempo, y tendremos muy bien definidos los asuntos", subrayó Pacolli para explicar su visión de la posibilidad de alcanzar ese acuerdo que facilitaría la candidatura de su país a una eventual incorporación a la Unión Europea.

"Espero que esté completado este año con la Declaración -de estas negociaciones- y que tendremos un acuerdo con Serbia, que tendrá que reconocer que Serbia existe y es un estado independiente, y Kosovo reconoce así que es nuestro vecino, importante para la paz y la prosperidad en los Balcanes", añadió.

Asimismo, la disputa Con Montenegro, el otro vecino con el que Kosovo mantiene diferencias fronterizas, podría terminar con la decisión del presidente kosovar, Hashim Thaci, de proponer ya el refrendo parlamentario del acuerdo.

Esa es una de las condiciones de la Unión Europa, junto a la lucha contra la corrupción, para aceptar estudiar la candidatura kosovar.

Pese a que reconoce la complejidad de algunas variables económicas, como la tasa de desempleo, que se sitúa en el 25 por ciento (y que el PNUD eleva a casi el 58 % entre los jóvenes), Pacolli asegura que para final de año esperan superar el 4,5 por ciento del crecimiento del PIB previsto para llevarlo "por encima del 5 por ciento".

Considera que su país, que asiste regularmente a las convocatorias del Tratado de la Alianza del Atlántico Norte, es "casi de facto un miembro" de la OTAN y añade que "está preparado para cualquier desafío".

No considera que Kosovo esté especialmente amenazado o lo esté más que Europa, pese a que sea, con una población mayoritariamente musulmana, apuntado como exportador de yihadistas por los servicios de inteligencia occidentales.

Asegura que han sido "menos de 160" los miembros kosovares del grupo terrorista Estado Islámico (EI), "pero hoy ya no queda ninguno" en sus filas.

No obstante, admite que tienen "que ayudar a algunas familias por su retorno a casa".