Ir a contenido

RELEVO EN IRLANDA

Gerry Adams deja la presidencia del Sinn Féin tras 34 años en el cargo

Mary Lou McDonald, de 48 años, representante de una generación de políticos republicanos sin conexiones directas con la lucha armada, ha sido confirmada como nueva líder de la tercera fuerza política en Irlanda

EFE / Dublín

Gerry Adams posa para los fotógrafos en el interior del Parlamento de Stormont, en Belfast, Irlanda del  Norte.

Gerry Adams posa para los fotógrafos en el interior del Parlamento de Stormont, en Belfast, Irlanda del  Norte. / REUTERS / CLODAGH KILCOYNE

El político norirlandés Gerry Adams ha abandonado este sábado de forma oficial la presidencia del Sinn Féin tras más de 34 años en el cargo, en los que pasó de defender la violencia de su brazo armado, el ya inactivo IRA, a involucrar a todo el movimiento nacionalista en el proceso de paz.

En una asamblea extraordinaria celebrada en Dublín a la que han asisitido cerca de 1.500 militantes del partido, Mary Lou McDonald, de 48 años, representante de una generación de políticos republicanos sin conexiones directas con la lucha armada, ha sido confirmada como nueva líder de la tercera fuerza en Irlanda.

Adams, de 69 años, anunció el pasado noviembre su intención de pasar el testigo después de dirigir durante más de tres décadas el Sinn Féin junto a Martin McGuinness, exministro principal norirlandés y exmiembro del IRA al comienzo del conflicto. Este relevo general comenzó el pasado año tras la retirada en enero de 2017 de McGuinness, que falleció dos meses después y fue reemplazado al frente de la formación en el norte de Irlanda por Michelle O'Neill.

Objetivo histórico

Adams también ha indicado que no se presentará a las próximas elecciones al Parlamento dublinés -previstas para 2021-, donde tiene un escaño desde 2011. Asimismo, el presidente saliente ha descartado presentarse a los próximos comicios a la presidencia de la República de Irlanda, un cargo principalmente representativo aunque su anhelo, según sus biógrafos, siempre ha sido acabar su carrera como jefe de un Estado irlandés reunificado, el objetivo histórico del Sinn Féin.

A diferencia de McGuinness, Adams siempre ha negado su pertenencia al IRA, pero ambos lograron transformar al Sinn Féin, primero, en una formación comprometida con la vía democrática e incluir, después, al IRA en el proceso de paz, con gestos históricos como su desarme. Adams da el relevo a McDonald en un momento clave para el movimiento republicano tanto en el sur como en el norte de la isla.

El Sinn Féin, tercera formación en la República de Irlanda, busca, con la nueva presidenta, aumentar su base electoral en el sur, donde el pasado violento del IRA aún le resta votos entre un sector de la ciudadanía. En Irlanda del Norte, una grave crisis política mantiene interrumpido el Ejecutivo de poder compartido entre protestantes y católicos desde enero de 2017, una parálisis que podría obligar al Reino Unido a suspender indefinidamente la autonomía y gobernar la región directamente desde Londres.

Única candidata

Adams fue aclamado hoy por los suyos en un acto en el que el principal discurso lo ofreció McDonald, la única candidata que se presentó en enero a las primarias de la formación. La nueva presidenta indicó que su objetivo es "ganar elecciones" y "consumar la ambición de estar en el Gobierno, tanto en el norte como en el sur" de la frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte. Al abordar sus planes para avanzar hacia esa unificación, McDonald ha asegurado que "la guerra se ha terminado".

"No tenemos que estar de acuerdo sobre el pasado. Solo debemos estar de acuerdo en que el pasado nunca más se debe repetir. En el resto de asuntos, podemos estar en desacuerdo", ha dicho la exdiputada del Parlamento Europeo, entre 2004 y 2009.

McDonald ha alertado de que la futura salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) pone en peligro "veinte años de progreso a base de duro trabajo". "No se puede imponer una frontera en la isla de Irlanda. Irlanda no será el daño colateral en el juego político de los 'tories' (Partido Conservador) en Londres", ha afirmado.

Adams, por su parte, ha asegurado que no le preocupa el juicio de la historia sobre su carrera. "Siempre he intentado hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Eso es todo lo que uno puede hacer", ha resaltado el hasta ahora líder del Sinn Féin. "Lamento el hecho de que la gente fuera asesinada, sobre todo aquellos a los que mató el IRA. Por supuesto que lo lamento. Todas las víctimas y sus familias merecen conocer la verdad y obtener justicia", ha dicho el exdirigente en el texto con el que se ha despedido de su carrera política.