Ir a contenido

ATENTADO EN JALALABAD

El Estado Islámico ataca a Save the Children en Afganistán

Al menos seis personas han muerto y 14 han resultado heridas en un asalto que ha durado más de tres horas

Vehículos incendiados tras el ataque suicida contra Save The Children en Jalalabad (Afganistán), el 24 de enero. / AP

Vehículos incendiados tras el ataque suicida contra Save The Children en Jalalabad (Afganistán), el 24 de enero.
 Una columna de humo y fuego se eleva en la sede de Save the Children en Jalalabad, en Afganistán, este miércoles.

/

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha reivindicado este miércoles el ataque contra la sede de la organización no gubernamental Save the Children en la ciudad de Jalalabad, en el este de Afganistán, en el que han muerto al menos seis personas y otras 14 han resultado heridas.

Un mensaje difundido en Telegram por la agencia Amaq, vinculada a los yihadistas, indica que la "operación de martirio" tenía como objetivo dos instituciones extranjeras, "una británica y una sueca", y un organismo gubernamental afgano.

El ataque, que ha durado más de tres horas, ha sido perpetrado por cuatro terroristas suicidas, uno de ellos con un vehículo cargado de explosivos que ha detonado en la entrada del edificio de la organización no gubernamental, según el mensaje de Amaq, cuya autenticidad no ha podido ser verificada y que no aportó más detalles. El EI ha reivindicado numerosos ataques en Afganistán en los últimos meses.

"Según las primeras informaciones, los asaltantes llevaban uniformes de las fuerzas de seguridad", ha indicado el portavoz de la provincia oriental afgana de Nargarhar, Attaullah Khogyanai, quien ha añadido que las "operaciones de limpieza" de las instalaciones de Save The Children están en marcha y podrían conducir al descubrimiento de más víctimas.

El ataque ha empezado a las 09.10 hora local (05.40 GMT), cuando un suicida ha hecho detonar los explosivos que portaba a la entrada del edificio. Esta acción ha dado paso a los otros asaltantes, que empezaron a disparar. Varios vehículos estacionados frente a la oficina de Save The Children han resultado afectados y se encuentran en llamas.

Save the Children ha confirmado, a través de su cuenta de Twitter, que cuatro de sus trabajadores han fallecido. "Nuestro pensamiento está con las familias y con nuestros compañeros" ha asegurado la organización humanitaria. 

Además de los cuatro trabajadores de la oenegé, el portavoz del gobernador provincial, Attaulá Jogyani, ha confirmado dos víctimas mortales más, un miembro de las fuerzas de seguridad y un peatón que se encontraba en frente del edificio en el momento del atentado. 

Seguridad deteriorada

Los grupos insurgentes armados y las organizaciones criminales tienen habitualmente entre sus objetivos a las oenegés en Afganistán, donde la situación de seguridad se ha deteriorado de manera considerable en los últimos dos años. En octubre del año pasado, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) anunció la reducción "drástica" de sus operaciones en el país tras varios ataques a sus instalaciones y la muerte de siete de sus trabajadores en ataques armados en nueve meses, entre ellos la española Lorena Enebral Pérez, de 38 años.

Nangarhar, provincia fronteriza con Pakistán, es una de las zonas más inseguras de Afganistán. En ella operan los talibanes y el EI, que tiene en esta zona su principal bastión en el país asiático, y su capital es habitual escenario de ataques terroristas contra objetivos civiles.