Ir a contenido

CRISIS HUMANITARIA

Bangladés retrasa la repatriación de rohinyás a Birmania

Lo dos paises habian alcanzado un acuerdo por el que este martes debía de empezar el regreso de grupos de refugiados a sus localidades de origen, a pesar de que muchos temen volver a sus casas

Agencias / Dacca

Un grupo de mujeres rohinyás del campo de refugiados de Balukhali, en Bangladés.

Un grupo de mujeres rohinyás del campo de refugiados de Balukhali, en Bangladés. / ALLISON JOYCE

La repatriación de rohinyás a Birmania tendrá que esperar. En un principio, según el acuerdo alcanzado por el Gobierno de Bangladés y el birmano, el regreso de refugiados, que debería de empezar este martes, se ha aplazado debido a que aún no se han completado los trabajos preparatorios. Muchos refugiados se niegan a regresar por considerar que no se dan las condiciones de seguridad en Birmania.

 Los refugiados susceptibles de acogerse a la repatriación son 688.000, las personas que huyeron de la violencia en los localidades en Birmania a partir del mes de agosto del año pasado. "Estamos ocupados en la preparación; inicialmente tenemos que construir algunas infraestructuras, tenemos que construir un campo de tránsito y tenemos que preparar la lista basada en familia y localidad; estos trabajos están realizándose", ha indicado a la agencia Efe el comisionado para la Ayuda y Repatriación de Refugiados de Bangladesh, Abul Kalam.

El pasado día 16, Bangladesh y Birmania acordaron que el proceso de repatriación se desarrolle durante un plazo máximo de dos años, que se tenga en cuenta a las familias como una unidad y se lleve a cabo a través de un sistema de albergues temporales, entre otros elementos. El acuerdo estipula que sea Bangladés la que se encargue de elaborar las listas de candidatos a ser repatriados que debe de ser luego supervisada y aprobada por las autoridades birmanas. "Birmania también tiene muchas cosas que hacer para asegurar la repatriación de forma segura", ha agregado Kalam.

Pruebas claras

El éxodo rohinyá se originó el 25 de agosto, tras una ataque de un grupo insurgente que fue respondido con una campaña militar en Rakain, donde se calcula que habitaba alrededor de un millón de miembros de esta minoría musulmana no reconocida por las autoridades birmanas. La ONU y organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado repetidas veces que existen pruebas claras sobre los abusos y el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU lo ha calificado de "limpieza étnica" y ha afirmado que hay indicios de "genocidio".

La oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció en un informe difundido en diciembre que al menos 6.700 rohinyás, incluidos 730 niños menores de cinco años, habían sido asesinados en Birmania durante el primer mes de la crisis. 

Por otro lado, este lunes ha sido asesinado un dirigente rohinyás en el campo de refugiados de Balukhali, el segundo lÍder muerto en los últimos dos días. El sábado otro alto responsables de esta comunidad, Mohamed Yusuf, murió tras recibir varios disparos. Yasuf apoyaba el plan de repatriación, según el diario 'The Dhaka Tribune' . 

0 Comentarios
cargando