07 ago 2020

Ir a contenido

TENSIÓN EN EL ESTADO PERSA

Al menos dos muertos y 200 detenidos en las protestas en Irán

Las manifestaciones, que arrancaron en varias ciudades del país el pasado jueves por la situación económica, han adquirido un carácter político con gritos contra el régimen y sus máximos dirigentes

El Periódico / Barcelona

Estudiantes iranís se enfrentan a la policía frenta a la Universidad de Teheran este sábado.

Estudiantes iranís se enfrentan a la policía frenta a la Universidad de Teheran este sábado. / EFE

Al menos dos personas han muerto y otras 200 han sido detenidas en las manifestaciones contra la política económica del Gobierno iraní que se han llevado a cabo en Teherán y otras ciudades de Irán, cuyas autoridades, asimismo, han cortado el acceso a las redes sociales.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, en su primera reacción pública a las protestas, ha reconocido hoy el derecho del pueblo a expresar su opinión, pero ha advertido de que las manifestaciones no deben ser violentas. "Irán es una nación libre y, según las leyes constitucionales, el pueblo tiene derecho a expresar su crítica y su protesta", pero la finalidad debe ser "una mejora de la situación del país y de la vida de la población", dijo Rohaní, según la agencia oficial iraní, IRNA.

Dos personas han muerto durante las protestas en la ciudad de Dorud, en la provincia occidental de Lorestan. El gobernador de Dorud, Habibolá Joyastepur, ha confirmado las muertes y ha subrayado que el deseo de las autoridades era que las manifestaciones acabaran de forma pacifica. Asimismo, la policía se ha empleado a fondo para reprimir las manifestaciones el sábado en Teherán, donde al menos 200 personas han sido detenidas, según cifras oficiales facilitadas hoy.

Ha agregado que en el centro de Teherán hay aún algunas concentraciones que "son ilegales" y que se han desplegado unidades antidisturbios de la policía. La red social "Telegram", la más usada y popular entre los iraníes, donde se llevaban a cabo los llamamientos a participar en las protestas ha dejado por completo de funcionar.

Manifestaciones no autorizadas

El viceministro iraní del Interior para temas políticos, Esmaíl Yabarzade, ha dicho hoy que "que cuando hay algún conflicto, es natural el uso de algunas herramientas para controlar las concentraciones ilegales". "No tenemos datos definitivos sobre el número de detenidos", indicó Yabarzade, quien ha recalcado que "es natural que haya detenciones" en un contexto semejante y teniendo en cuenta que las manifestaciones no estaban autorizadas.

Por su parte, el ministro de Interior iraní, Abodlreza Rahmaní Fazlí, ha pedido que se mantenga la calma para garantizar el orden público y ha elogiado la "contención" mostrada por la Policía. "El ambiente creado no beneficia a la seguridad o al empleo en el país, sino que los perjudica", ha comentado Rahmaní Fazlí.

Rahmaní Fazlí asimismo ha asegurado que los manifestantes de las protestas "pagarán" por haber violado las leyes y la destrucción de bienes públicos.

Rebelión de hace ocho años

Las protestas antigubernamentales han concidido con las concentraciones que organiza cada año el régimen para conmemorar el fin de la rebelión que protagonizó en el 2009 el llamado movimiento verde, una gran movilización de protesta que nació tras la reelección del ahora expresidente Mahmud Ahmadineyad en las elecciones presidenciales de ese año que la oposición tildó de fraudulentas. Los disturbios entonces duraron meses y fueron fuertemente reprimidas. Según ha informado la televisión estatal, el Gobierno ha organizado concentraciones en más de 1.200 ciudades y pueblos del país.  

Las manifestaciones de esta semana son las más importantes sucedidas en el Estado persa desde la revuelta de hace ocho años, aunque de momento, según las imágenes que han llegado a través de las redes sociales, son concentraciones poco numerosas.

El ministerio iraní de Asuntos Exteriores iraní, por su lado, ha criticado los comentarios en Twitter del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre las protestas, al considerarlas una injerencia en los ausntos internos de Irán. El presidente estadounidense, además de calificar de "corrupto" el régimen iraní y de acusarlo de "financiar al terrorismo", pide al Gobierno de Teherán que respete "el derecho del pueblo a expresarse" y ha advertido que "el mundo está viendo" lo que sucede en Irán.

Temas Irán