Ir a contenido

FIN DE LEGISLATURA

Italia celebrará elecciones el 4 de marzo

El presidente italiano disuelve el Parlamento y convoca los nuevos comicios

Rossend Domènech

Mattarella, junto a la presidenta de la Cámara Baja, Laura Boldini.

Mattarella, junto a la presidenta de la Cámara Baja, Laura Boldini. / EFE / GIUSEPPE LAMI

El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, ha dado por terminada legislatura, después de haber recibido al primer ministro, Paolo Gentiloni, y a los presidentes del Congreso y del Senado, que le han confirmado el fin de las tareas del Parlamento. Tras un consejo de ministros, Gentiloni ha anunciado que el 4 de marzo se celebrarán elecciones legislativas.

La perspectiva es incierta. Los sondeos de este diciembre atribuyen un aproximado 25%-30% al Movimiento 5 Estrellas, un 20%-23% al progresista Partido Demócrata (PD) y un 35% a los conservadores, pero en el caso de que consigan estos últimos logren unir a los tres partidos en los que se encuentran desperdigados.

Faltaban todavía algunos días para el fin natural de la legislatura y quedaba pendiente de aprobación una ley que está disparando las protestas de una parte del Parlamento, del mundo católico y de la sociedad civil. Se trata de la concesión de la nacionalidad a los 800.000 hijos de inmigrantes regularizados, nacidos en Italia, que frecuentan  las escuelas y universidad, cuyos padres pagan también los impuestos a Hacienda y contribuciones a la Seguridad Social, con las que se pagan 650.000 pensiones a los ciudadanos italianos. "No hay tiempo, ni una mayoría dispuesta a aprobarla", ha zanjado Geniloni.

Economía en movimiento

En la rueda de prensa de fin de año celebrada este jueves, Gentiloni ha confirmado que la economía italiana "se ha vuelto a poner en movimiento" y que el Ejecutivo ha escrito "un capítulo histórico" sobre los derechos civiles -uniones de hecho y testamento vital- que sin embarho ha quedado "incompleto”. La referencia es precisamente a la llamada ley sobre el 'ius soli' (derecho de suelo), o de nacionalidad para los inmigrantes regularizados.

La mayoría que le apoya intentó aprobarla la pasada semana, sin conseguirlo, a causa de una falta de quóorum en el Parlamento. Los conservadores son contrarios a dicha ley, los indignados del Movimiento 5 Estrellas, favoritos en las próximas elecciones, se abstuvieron y la extrema izquierda salió del hemiciclo. "Que las Cámaras sean disueltas inmediatamente", pidió ayer la Liga Norte. "Que se vote el 4 de marzo y que en el gobierno no se pasen de listos", añadió Luigi di Maio, candidato a Presidente del gobierno por el M5S.

Los comentaristas políticos señalan otra razón para explicar que no se vuelva a presentar la ley 'ius soli' en el Parlamento. Esta estaría relacionada con que, en el probable caso de que fuera rechazada, por estar vincularla a una cuestión de confianza, Gentiloni tendría que dimitir y así su gabinete. Sin embargo, sin un voto de rechazo, podrá seguir administrando ordinariamente el Ejecutivo hasta las elecciones.

Envío a Níger

De hecho en la misma tarde del jueves el Consejo de ministros tenía que aprobar el envío de almenos 500 militares italianos a Niger (África), con el objetivo oficial de hacer frente a los traficantes de personas hacia Libia e Italia. En realidad, la presencia militar masiva de Italia en aquella zona formaría parte del proyecto europeo, con guía italiana, de estabilizar Libia y sus actuales dos gobiernos y parlamentos, más al menos un centenar de milícias que trafican con personas.