Ir a contenido

tormenta tropical

Más de 180 muertos tras el paso de la tormenta 'Tembin' en el sur de Filipinas

Los servicios de emergencias buscan a personas desaparecidas en diferentes zonas del archipiélago

Adrián Foncillas

Ciudadanos ayudan en las tareas de rescate de las víctimas del paso de la tormenta Tembin en Lanao del Norte, Filipinas.

Ciudadanos ayudan en las tareas de rescate de las víctimas del paso de la tormenta Tembin en Lanao del Norte, Filipinas. / REUTERS / SOCIAL MEDIA

Una tormenta tropical ha dejado más de 180 muertos y docenas de desaparecidos a su paso por el sur de Filipinas, según las cuentas provisionales de las autoridades. Es probable que aumenten en las próximas horas porque no hay acceso aún a algunas zonas especialmente afectadas por los desprendimientos y las inundaciones.

La tormenta tropical Tembin (llamada Vinta en Filipinas) entró el viernes en la isla meridional de Mindanao con vientos de más de 80 kilómetros por hora y con lluvias torrenciales que arrasaron las infraestructuras de una de las zonas más pobres del país. Las áreas más golpeadas son las provincias de Lanao del Norte, Zamboanga del Norte y Lanao del Sur, con 62, 46 y 18 muertos respectivamente. La vicegobernadora de Lanao del Norte, Maria Cristina Atay, ha declarado el estado de calamidad en su región. Las rocas desprendidas desde una montaña han enterrado varias casas, según la prensa local.

“Todavía estamos tratando de confirmar que efectivamente una localidad ha quedado sepultada en su práctica totalidad por el lodo debido a las intensas lluvias”, ha afirmado Ryan Cabus, funcionario de la ciudad de Tubod. Bong Edding, alcalde de la ciudad de Sibuco (provincia de Zamboanga del Norte), ha explicado que la velocidad a la que ocurrió todo impidió la huida de los lugareños. “Es muy triste porque apenas faltan unos días para Navidad, pero estas cosas están totalmente fuera de nuestro control”, ha añadido. La electricidad y la comunicación han quedado cortada en algunas zonas y las labores de salvamento tienen que lidiar con un cuadro meteorológico complicado de lluvias y vientos.

Búsqueda de supervivientes

Trabajadores del servicio de emergencias, soldados, policía y voluntarios han sido movilizados para buscar supervivientes, limpiar los escombros y restablecer los servicios caídos. Entre los fallecidos figura un niño de cuatro años que quedó atrapado en un desprendimiento de tierras en Payao y un preso sobre el que cayó el techo de la prisión por los fuertes vientos en la ciudad de Butuan, según la Cruz Roja Filipinas.

La tormenta ahora se dirige hacia el oeste y pasará por el mar de Sulu con vientos aún más poderosos en dirección a la isla de Palawan, uno de los destinos turísticos más célebres de Filipinas en los últimos años por sus playas de aguas cristalinas. El servicio meteorológico nacional PAGASA calculan que la tormenta habrá abandonado Filipinas entre el domingo y el lunes.

Sin protecciones eficaces

Estas intensas precipitaciones que ha traído la tormenta tropical Tembin no son excepcionalmente altas en un país acostumbrado a tifones y otros fenómenos naturales hostiles. Pero estos raramente alcanzan la isla de Mindanao, que al contrario de otras partes del archipiélago carece de protecciones eficaces.

Una veintena de tifones golpean anualmente Filipinas durante la temporada de lluvias, que suele comenzar en mayo y terminar en noviembre o diciembre. Normalmente castigan a las zonas más deprimidas de uno de los países más pobres del sudeste asiático. Casi una cincuentena de personas murieron la semana pasada en el centro de Filipinas por la tormenta tropical Kai-Tak. El pasado año fue Manila, la capital del país, la más afectada por las torrenciales lluvias durante las vísperas navideñas. Y en el recuerdo del país aún perduran los casi 8.000 muertos y millones de afectados que dejó el super tifón Haiyan en 2013.

0 Comentarios
cargando