Ir a contenido

INVESTIGACIÓN

El terrorista de Nueva York se burló de Trump: "Has fracasado en proteger a tu nación"

Akayed Ullah, que no estaba en el radar del FBI ni de la policía, quería vengarse de bombardeos contra el Estado Islámico

El presidente Trump aprovecha el caso para volver a abogar por el cierre de fronteras y la pena de muerte

Idoya Noain

Akayed Ullah, suicida de la estación de autobuses de Manhattan.

Akayed Ullah, suicida de la estación de autobuses de Manhattan. / HANDOUT

Akayed Ullah, el detenido tras el atentado fallido del lunes en un túnel de la red de metro cerca de Times Square y de la terminal de autobuses de Port Authority, en Nueva York, ha sido imputado con cinco cargos federales de terrorismo. Los cargos, anunciados este martes en una rueda de prensa, incluyen dar apoyo material a una organización terrorista, en concreto el Estado Islámico, y el uso o el intento de uso de un arma de destrucción masiva, el artefacto explosivo casero que construyó y que falló.

A esas imputaciones se les suman cargos locales presentados en su contra por la policía de la Autoridad Portuaria de Nueva York por apoyar un acto de terrorismo, realizar una amenaza terrorista y posesión criminal de un arma.

Ullah, originario de Bangladés y residente permanente de Estados Unidos, fue legalmente informado de la imputación local el lunes por la noche en el hospital de Bellevue. Allí permanece ingresado por las heridas que se provocó a sí mismo al detonar su bomba casera, una explosión en la que él fue el único herido grave, aunque hubo otros tres heridos leves. Según las autoridades, está colaborando con la policía y el FBI y renunció a sus derechos antes de hablar con los investigadores.

Venganza por bombardeos contra EI

En esas conversaciones, según filtraciones a la prensa, Ullah ha explicado que planeó el ataque como una venganza por bombardeos contra el Estado Islámico en Siria y otros lugares. También ha dicho que lo quería realizar en temporada navideña para tener el máximo impacto posible. Ha contado a los investigadores que se radicalizó en internet, donde también investigó cómo construir la bomba. La montó en su casa en Brooklyn con materiales que había comprado, salvo el trozo de tubería, que encontró en un lugar donde estaba trabajando como electricista muy cerca de donde intentó el atentado el lunes.

En la rueda de prensa sobre el caso federal abierto en su contra se ha informado de que su radicalización empezó al menos hace tres años. Hace uno empezó a investigar cómo construir la bomba, algo que hizo la semana pasada. En su página de Facebook, antes del atentado, escribió "Trump, has fracasado en proteger tu nación". En su pasaporte había escrito: "Oh, América, muere en tu ira".

Ullah también ha contado que ha hecho varios viajes al extranjero en los últimos años, incluyendo uno a su país natal el pasado septiembre. Las autoridades bangladesís han informado de que el hombre no tenía allí historial criminal. Están también investigando a familiares suyos, incluyendo su esposa, que no viajó con él a EEUU, y sus suegros.

Ullah no estaba tampoco en el radar de la policía estadounidense ni del FBI, según ha explicado este martes en la CBS John Miller, vicecomisionado de espionaje y antiterrorismo en el Departamento de Policía de Nueva York, quien también ha asegurado que no parecía tener problemas financieros o de otro tipo. “Esto es en cierto modo característico de lo que estamos viendo en todo el mundo, es alguien que aparece un día de la nada”, ha dicho Miller. “La conspiración está en los confines de su propia mente y ese es un sitio de muy difícil acceso”.

Ullah llegó a EEUU desde Bangladés en el 2011 con un visado de reagrupación familiar y en algún momento más adelante logró la residencia permanente. Su historial migratorio ha sido utilizado por el presidente de EEUU, Donald Trump, para reactivar sus apelaciones al cierre de fronteras. “Entró en nuestro país mediante inmigración en cadena de familia amplia, lo que es incompatible con la seguridad nacional”, escribió en un comunicado remitido a la prensa el lunes. En ese mensaje el presidente también reiteró su opinión de que “los condenados por participar en actos de terrorismo merecen el castigo más contundente que permite la ley, incluyendo la pena de muerte en los casos apropiados”.

0 Comentarios
cargando