Ir a contenido

PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO

Adopte un castillo por 50 euros

Una campaña de 'crowdfunding' en Francia recauda en 600.000 euros para salvar Mothe-Chandeniers, un castillo de origen medieval abandonado por falta de fondos

Eva Cantón

El castillo de Mothe-Chandeniers que va a ser comprado y restaurado gracias a una campaña de crowdfunding. 

El castillo de Mothe-Chandeniers que va a ser comprado y restaurado gracias a una campaña de crowdfunding.  / GUILLAUME SOUVANT / AFP

Tuvo propietarios con nombres ilustres, como Jean de Rochechouart o René Nicolas de Maupeon, sufrió el pillaje durante la Revolución y el devastador paso de las llamas a principios del siglo pasado, pero se ha mantenido en pie. Ahí sigue, en medio del foso dominado por las aguas, el castillo de Mothe-ChandeniersUna joya del patrimonio medieval francés abandonada a su suerte desde hace ochenta años por falta de fondos. Una ruina imponente invadida por la vegetación situada al norte de Poitiers, no lejos de esa famosa ruta de los castillos del Loira que aparece en las guías turísticas.

Ahora, gracias a una exitosa campaña de financiación colectiva que ha recaudado 600.000 euros en tres meses, 6.500 internautas de hasta 45 nacionalidades serán los nuevos  propietarios de esa antigua residencia de señores, marqueses y comerciantes. La iniciativa lanzada por la plataforma especializada en conservación del patrimonio Dartagnans.fr,  junto a la Asociación de Amigos del Castillo y Adopte un Château (Adopta un castillo) ha dado sus frutos. Sus promotores esperan alcanzar el millón de euros de aquí al 25 de diciembre. Mothe-Chandeniers será rescatado.

La venta definitiva se formalizará la próxima primavera. En ese momento, quienes hayan aportado al menos 50 euros tendrán en sus manos las llaves del castillo. La restauración podrá comenzar y en el futuro el Mothe-Chandeniers podrá visitarse, algo que ahora es impensable, además de peligroso.

Aunque fue levantado en el siglo XIII su aspecto actual es decimonónico. En 1809, un rico comerciante parisino, François Hennecart, lo compró y lo remodeló casi por completo. Abrió dos canales laterales y una suerte de gran canal posterior. Años más tarde, en 1870, la baronesa Lejeune, nieta de Hennecart, lo modificó inspirándose en la arquitectura romántica de los castillos del Loira.  

Pero el 13 de marzo de 1932 comenzó el inicio del declive. Un violento incendio provocado a raíz de la instalación del sistema de calefacción arrasó prácticamente con todo: una biblioteca con miles de ejemplares únicos, tapices gobelinos, muebles antiguos y cuadros de gran valor.

Sólo se salvaron la capilla, el desván y los edificios anexos. El castillo nunca se repuso del accidente y poco a poco sucumbió al abandono. Los intentos de sus propietarios más recientes para intentar recuperarlo fueron infructuosos y la vegetación se fue adueñando de las piedras, dándole de paso cierto aire de misterio. Hasta que se organizó la campaña de crowdfunding.

Conservación del patrimonio

En Francia, uno de cada cuatro monumentos históricos de los 44.000 que están protegidos se encuentran en mal estado, y casi el 5% están en peligro, según los datos de la Dirección del Patrimonio. El presupuesto del Ministerio de Cultura destinado a conservación y restauración no superará en el 2018 los 341 millones de euros, un 0,1% menos que en 2017. De ahí que sean cada vez más frecuentes las iniciativas ciudadanas para preservar pequeños o grandes tesoros nacionales cuyos dueños- privados o públicos- no pueden mantener por falta de presupuesto.

Julie Texier, vicepresidenta de la Asociación de amigos del castillo Mothe-Chandeniers, considera “un sueño” ser dueña de una pequeña parte de un monumento que conoció siendo niña. “Ver cómo se deterioraba me encogía el corazón”, cuenta Texier en la emisora local France Bleu. “Para los que, como yo, no tienen un gran presupuesto, era la ocasión de comprar un trocito de patrimonio”.

0 Comentarios
cargando