Ir a contenido

GUERRA EN ÁFRICA

14 cascos azules y cinco soldados congoleños mueren en un ataque en la RD del Congo

Fuentes del organismo internacional han afirmado que hay al menos 53 heridos entre sus efectivos y atribuyen en asalto armado a un grupo rebelde de Uganda

El Periódico / Gomá

Un camión de soldados cascos azules en las calles de Goma, en le República Democrática del Congo.

Un camión de soldados cascos azules en las calles de Goma, en le República Democrática del Congo. / XAVIER JUBIERRE

Al menos 14 cascos azules de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas han muerto, tres permanecen desaparecidos y otros 53 han resultado heridos en una ataque perpetrado la noche del pasado jueves contra una base de la ONU en el este de la República Democrática del Congo (RDC), en la región de Kivú del Norte, ha informado hoy la ONU. Los soldados eran todos de la vecina Tanzania. Otros cinco militares congoleños han fallecido también en el asalto, perpetrado por un grupo armado. 

Los soldados del organismo internacional formaban parte de la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO), que ha señalado al grupo rebelde ugandés de las Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF, en sus siglas en inglés), como los autores del ataque.

El asalto se ha registrado a 50 kilómetros al noreste de la ciudad de Beni, en la base de la localidad de Semuliki, en la carretera que conduce a la frontera con Uganda, según ha informado a la agencia Reuters Gilbert Kambale, presidente de un grupo de activistas en Beni. Cerca de este lugar, el pasado mes de octubre y en una emboscada, un grupo armado mató a al menos 26 personas. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado el ataque que ha calificado  como "el peor contra las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la historia reciente". El más mortífero hasta ahora fue el que acabó con la vida de 23 cascos azules en Sonalia en 1993. Guterres ha hecho un llamamiento para que los responsables del ataque del pasado jueves en la RDC sean llevados ante la justicia.

Crimen de guerra

"Estos ataques deliberados contra las fuerzas de paz de la ONU son inaceptables y constituyen un crimen de guerra (...) que no pueden quedar impunes", ha afirmado el diplomático portugués, quien ha pedido a las autoridades de RDC que investiguen lo ocurrido. La ONU inició el despliegue de los cascos azules en la RDC en el 2010 y actualmente cuenta con 18.000 efectivos. Se trata de la misión más grande en número y más costoda en presupuesto. En todo este tiempo la MONUSCO ha perdido por acciones de la guerra a 93 miembros, entre personal militar, policial y civil.

El secretario general ha recordado los "enormes sacrificios" que hacen los Estados miembros que aportan contingentes militares a las misiones de paz de Naciones Unidas "al servicio de la paz mundial".

El noreste de la RD Congo lleva años sumido en un largo conflicto entre numerosos grupos rebeldes, que luchan por controlar una zona rica en minerales. Según las organizaciones humanitarias, solo este año, el conflicto armado ha provocado la huida de sus hogares de cerca de dos millones de personas.  

Hace 15 años que acabó oficialmente la guerra que desde 1998 al 2003 sumió al país en el caos, con centenares de miles de muertos, la gran mayoría por hambre y enfermedades.