PRESIÓN EXTREMISTA

Ataque ultra a las redacciones de 'La Repubblica' y 'L'Espresso'

Alerta ante el auge de acciones de militantes de Forza Nuevo contra los medios

Ultras italianos que han participado en el asalto a la redacción de ’La Repubblica’.

Ultras italianos que han participado en el asalto a la redacción de ’La Repubblica’. / La Reppublica / AP

2
Se lee en minutos
Rossend Domènech
Rossend Domènech

Corresponsal en Roma

ver +

“Este es el primer acto de una guerra política contra el grupo Espresso y el Partido Demócrata”, ha reivindicado Roberto Fiore, líder del partido de ultraderecha italiana Forza Nuova, después de un “asalto” al diario La Repubblica y al semanario l’Espresso, pertenecientes al mismo grupo, realizado este miércoles.

Los militantes ultras enmascarados no eran muchos, ni se han producido daños, pero su acción se inserta en un gota a gota que desde hace días se está produciendo en toda Italia, a tres meses vista de unas elecciones generales muy reñidas entre los conservadores, los indignados y los progresistas.

Días atrás, un grupo de ultras entraron en un centro para inmigrantes de Como, en el norte, y pacíficamente leyeron un programa contra la política de acogida. La pasada semana empezó a correr por las redes la imagen de Matteo Salvini, líder de la liga Norte, arropado con la misma imagen –amordazado y delante de la estrella del grupo-- de los terroristas de las Brigadas Rojas cuando difundieron la foto de Aldo Moro, líder de la Democracia Cristiana, secuestrado por la banda.

También la pasada semana en Florencia apareció una bandera del segundo Reich en una pared interna de un cuartel de los carabineros. El pasado mes el diario La Repubblica había relatado que en una sede romana de Forza Nuova, nombre de la formación de los ultra, los nuevos inscritos eran adoctrinados a lanzar “ataques” contras los inmigrantes.

Apoyo de Gentiloni

Tras el “asalto” el primer ministro, Paolo Gentiloni, ha llamado al director del diario, Mario Calabresi y el ministro de Interior, Marco Minniti, se ha trasladado a la sede de la redacción. “Antifascismo y libertad de prensa son columnas de la democracia”, ha dicho.

En días pasados el ministro había alertado para no se infravalore el auge del fenómeno de las escuadras de acción fascista, que fueron famosas bajo Benito Mussolini. Andrea Orlando, ministro de Justícia, ha advertido del peligro a “todos aquellos que han considerado como excesiva la alarma y la atención dedicada a este tema”. Ha añadido que “existe un extremismo que ha levantado la cabeza y que es contrario a los valores constitucionales y a nuestras libertades”. Todos los partidos se han sumado con mensajes de solidaridad.

Los ultras llevaban un cartel en el que se leía: “Boicotea Repubblica y L’Espresso”. Pocos minutos después, el grupo ha colgado en Facebook un escrito en el que se lee: “Antorchas encendidas para iluminar la verdad contra las mentiras de las plumas vendidas del régimen y contra las máscaras en sus caras”. Han justificado su acción, afirmando que “representamos a cada italiano traicionado por quien, con la pluma, favorece el ‘derecho a la nacionalidad’, la invasión y la substitución étnica (con los emigrantes)”.

Noticias relacionadas

En el escrito anuncian que se trata “sólo del primer ataque contra quien sirve a los intereses de las oenegés, de las cooperativas y mafias varias...y desde hoy comienza el boicoteo sistemático y militante contra quien difunda la substitución étnica y la invasión...no daremos tregua y les contestaremos en cualquier lugar”.

Comunicado de la redacción

Mientras la policía del antiterrorismo está investigando (uno de los manifestantes ha sido retenido), el comité de redacción de La Repubblica ha difundido un comunicado en el que denuncia “la expansión de la intolerancia, del odio, xenofobia y fascismo que el diario está puntualmente documentando con gran atención desde hace semanas y que ha alcanzado un nivel de gran preocupación”.