Ir a contenido

EMERGENCIA HUMANITARIA

Indonesia se prepara para evacuar a 100.000 personas por el volcán de Bali

El cierre del aeropuerto internacional y el temor a un erupción mayor castiga al sector turístico

Adrián Foncillas

El monte Agung visto a través del templo balinés de Kubu / SONNY TUMBELAKA

El monte Agung visto a través del templo balinés de Kubu
Agricultores frente al Monte Agung
El Monte Agung en erupción.
El Monte Agung visto desde Amed Karangasem
Segunda erupción del Monte Agung en menos de una semana
El Monte Agung en erupción.
Un turista observa la erupción desde el templo Lempuyang

/

La isla de Bali, en Indonesia, se prepara para la masiva erupción de un volcán que ya ha provocado la evacuación de 40.000 personas y cerrado el aeropuerto internacional. La actividad en las entrañas del monte Agung se ha acelerado desde que el fin de semana empezara a expulsar ceniza blanca y gris hasta cubrir sus faldas. Los ríos con restos volcánicos resbalan por sus laderas y ha aumentado la frecuencia de las explosiones internas en las últimas horas.

Las autoridades elevaron en la mañana de ayer la alerta hasta el nivel 4 y máximo de la escala, tras comprobar que el volcán ha pasado de las erupciones de vapor a las magmáticas. La medida fue acompañada con la ampliación de la zona de exclusión desde los ocho a los diez kilómetros. El área comprende ya 22 pueblos y casi 100.000 habitantes. Unos 40.000 han sido evacuados ya, aseguró un portavoz oficial. El resto permanece porque se siente seguro o porque no quiere abandonar a su ganado. "Las autoridades peinarán la zona para convencerlos y, si es necesario, se los obligará a salir por la fuerza", ha añadido. Unos 25.000 lugareños permanecen en refugios desde que las autoridades decretaran la alerta en septiembre tras sentirse los primeros temblores. La inactividad de varias semanas aconsejó levantar la alerta a finales de octubre.

El cierre del aeropuerto internacional y el temor a un erupción mayor castiga al sector turístico / SONNY TUMBELAKA / VÍDEO: EFE

Temporada de lluvias

"Existen altas posibilidades de que ocurra una erupción más grande", ha alertado la Agencia de Atenuación de Desastres. "Columnas de humo van acompañadas de explosiones y el sonido de detonaciones débiles se pueden escuchar a 12 kilómetros de la cumbre", continúa el comunicado. Las televisiones locales han mostrado los flujos de lava fría o lahares en las faldas del monte Agung, de 3.400 metros, arrastrando en su caída enormes rocas y barro que pueden destrozar casas y carreteras. El peligro de los lahares se ha agravado al coincidir con la temporada de lluvias. La policía y el Ejército ayudan desde el fin de semana a la evacuación de la población y reparten mascarillas para respirar.


 
El cierre del aeropuerto ha afectado ya a 445 vuelos y casi 60.000 pasajeros. Está previsto que reanude sus operaciones en la mañana de hoy pero las autoridades analizarán la situación cada seis horas. Bali es uno de los principales centros turísticos del Sudeste Asiático. Cinco millones de visitantes acuden cada año para disfrutar de sus playas de arena blanca y sus selváticos paisajes. El surf o el yoga son también actividades muy habituales en una zona donde una mayoría de los locales practica una versión del islam muy 'light' y respetuosa. 

El volcán está alejado de los núcleos turísticos pero el cierre del aeropuerto y las alertas internacionales ya han castigado al sector.

Turistas atrapados

La industria turística ha dejado de ingresar más de 1.200 millones de euros desde finales de septiembre, según datos oficiales. El gobernador de Bali, Made Pastika, ha pedido a los hoteles de la isla que alojen sin cargos a los turistas atrapados, especialmente a los mochileros. "Esto es una tragedia, especialmente para aquellos que ya se han gastado todo su dinero", ha dicho. "Ahora tenemos que buscar un hotel y gastar más dinero que desgraciadamente nadie nos reembolsará cuando lleguemos a casa", ha dicho un turista canadiense en el aeropuerto a la agencia AP. Las autoridades también están alargando la extensión de los visados y han enviado un centenar de autobuses al aeropuerto y embarcaderos para hacerse cargo de los turistas.

El incremento de la actividad durante el fin de semana ha generado una preocupación extrema en la isla. El temor hacia el monte Agung está justificado. Su última erupción, en 1963, causó más de un millar de muertos y se alargó durante un año. Ese precedente, señalan los expertos, hace temer también erupciones durante meses. La actividad sísmica es abundante en Indonesia. El archipiélago se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico y cuenta con más de 120 volcanes activos. 

0 Comentarios
cargando