Ir a contenido

CRISIS EN EL PAÍS AFRICANO

Mugabe resiste y se niega a dimitir como presidente de Zimbabue

El anciano presidente, de 93 años, anuncia su continuidad en una intervención por televisión cuando todo indicaba que iba a dejar el poder

El Periódico / Harare

Su partido le había dado un plazo de 24 horas para presentar su renuncia. / ATLAS VÍDEO

Nuevo golpe de efecto de Robert Mugabe. Cuando todo indicaba que el anciano presidente de Zimbabue,  acosado por el Ejército y su propio partido, iba a presentar su dimisión  por televisión, acabó reafirmando su decisión de mantenerse en el poder. Durante su alocuación dejó claro que los últimos acontecimientos políticos sucedidos en el país "no suponen una amenaza ni para la Constitución" ni para su "autoridad como jefe del Estado y Comandante en Jefe". Ante la estupefacción y sorpresa de todos, el dirigente más viejo en ejercicio del planeta, de 93 años de edad y 37 en el poder, dijo además que el mes próximo tiene previsto presidir el congreso de su partido,  a Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (Zanu-PF).

El sosprendente anuncio de Mugabe se ha producido en una jornada marcada por el ultimátum enviado por su partido para que dimitiera antes de este lunes o será sometido a una moción de censura en el Parlamento. Poco antes de que apareciera en televisión, la Zanu-PF le había destituido como número uno del partido y había nombrado en su lugar al exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, además de nominar a este último como candidato para las elecciones presidenciales de 2018. También había expulsado del partido a la primera dama, Grace Mugabe, y a varios de sus aliados políticos, incluidos varios ministros.

Los militares tomaron el control de Zimbabue en la noche del martes al miércoles y, en un mensaje emitido de madrugada en la tomada televisión nacional, explicaron que no se trataba de un golpe contra el presidente, sino de una operación contra "criminales" de su entorno. Un día antes habían advertido públicamente que se tomarían "medidas correctivas" si Mugabe continuaba con la purga de los miembros más veteranos del partido.

Reiterados ataques

En el trasfondo de esta declaración se leyó la destitución del hasta la semana pasada vicepresidente, Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto Grace Mugabe con reiterados ataques verbales. Con Mugabe ya confinado en su residencia, las Fuerzas Armadas arrestaron también a tres ministros afines a la primera dama.

Las Fuerzas Armadas tratan de reforzar la idea de que no se trata de un golpe de Estado, algo que sería rechazado por la comunidad internacional.

Pese a la tensión política, las calles del país se han mantenido en relativa calma y los zimbabuenses se echaron este sábado masivamente a la calle para pedir la dimisión del presidente.

0 Comentarios
cargando