Ir a contenido

REACCIONES INTERNACIONALES A LA DUI

La UE y EEUU dan la espalda a la independencia de Catalunya

Tusk reitera que España sigue siendo el "único interlocutor" de la Unión Europea y le pide que no utilice la fuerza

Bélgica y Escocia demandan una solución dialogada y pacífica ante la crisis catalana

Silvia Martinez

Tusk, en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, el 24 de octubre.

Tusk, en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, el 24 de octubre. / REUTERS / CHRISTIAN HARTMANN

La Unión Europea y EEUU, en sus primeras reacciones tras la declaración de independencia de Catalunya, han dado apoyo explícito al Gobierno español. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha sido este viernes el primer dirigente de las instituciones europeas en pronunciarse sobre la aprobación de la declaración unilateral de independencia (DUI) en el Parlament de Catalunya. Una decisión, ha dicho, que no cambia absolutamente nada en la Unión Europea. “España sigue siendo nuestro único interlocutor”, ha avisado.

Un mensaje de apoyo y de cierre de filas con el Gobierno de Mariano Rajoy. La Unión Europea no reconoce la independencia de la república catalana. Pero el aviso ha llegado acompañado de una apelación directa al Gobierno del PP para evitar la confrontación y el uso de la fuerza cuando aplique el artículo 155 de la Constitución. “Espero que el Gobierno español favorezca la fuerza de los argumentos y no los argumentos de la fuerza”, ha indicado a través de su cuenta en Twitter en clara alusión a las cargas policiales del pasado 1-O.

El tuit de Tusk ha sido contestado rápidamente por el 'president' Puigdemont, que ha replicado también vía Twitter: "Como usted sabe, los catalanes siempre favorecen la fuerza de los argumentos".

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también ha reaccionado a la DUI avisando de que Europa "no necesita más fracturas". "Hay que evitar las fisuras, porque ya hay suficientes fisuras, fracturas. No necesitamos otras fisuras, otras fracturas", ha declarado a la prensa en la Guayana francesa, al ser preguntado por la crisis política en Catalunya.

Como ya dijo en una reciente intervención, Juncker ha reiterado en esta ocasión que el desafío independentista es un asunto "hispano español" en el que Bruselas no debe "inmiscuirse", pero que no le gustaría que el día de mañana "la Unión Europea se compusiera de 95 Estados".

Charles Michel, primer ministro de Bélgica, ha reclamado una solución dialogada y "pacífica" a la crisis catalana: "Una crisis política solo puede resolverse a través del diálogo. Pedimos una solución pacífica con respeto al orden nacional e internacional", ha tuiteado. El presidente de Flandes, Geert Bourgeois, se ha adherido a su petición: "Independientemente de su valor legal, el voto en Catalunya hoy es un acto político importante, refuerza mi llamada al diálogo", ha declarado.

Por su parte, el Departamento de Estado de EEUU ha emitido un comunicado apoyando la unidad de España. "EEUU disfruta de una gran amistad y una asociación perdurable con España, aliado nuestro en la OTAN. Nuestros dos países cooperan estrechamente para avanzar en nuestra seguridad compartida y prioridades económicas. Catalunya es una parte integral de España, y EEUU apoya las medidas constitucionales del Gobierno español para mantener a España fuerte y unida", ha declarado Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado de EEUU, a través de este comunicado. Posteriormente, una portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha reiterado las palabras de Nauert y ha añadido que el presidente Trump no ha hablado con ninguna de las partes en conflicto en las últimas 24 horas. "Reiteramos nuestro apoyo a una España unida", ha declarado Sanders, informa Ricardo Mir de Francia.

Francia y Alemania

Las principales cancillerías europeas se han manifestado también contra la independencia aprobada en Catalunya, entre ellas la de Francia, cuyo ministro de Asuntos Exteriores, Jean Yves Le Drian, ha señalado en un comunicado que “observa con inquietud” los acontecimientos en Catalunya y sostiene que Francia desea una España “fuerte y unida”. Asimismo, ha recordado que París tiene en el Gobierno español a su “único interlocutor” y que la Constitución española tiene que respetarse. “Es en este marco, el del estado de derecho, en el que debe tratarse la cuestión de Catalunya. Por esa razón Francia no reconoce la declaración de independencia que el Parlamento catalán acaba de adoptar”, concluye el jefe de la diplomacia gala, informa Eva Cantón.

El Parlamento de Córcega, en cambio, ha saludado el nacimiento de la República de Catalunya y ha expresado su “solidaridad” a su Gobierno y a su pueblo, al tiempo que lamenta que este “acontecimiento histórico” no se produzca en “un contexto pacífico”. El presidente de la Asamblea corsa, el independentista Jean-Guy Talamoni, ha arremetido contra el Gobierno central y sostiene que Madrid “se niega desde hace años a tener en cuenta la voluntad del pueblo catalán de avanzar hacia su soberanía”. “Esta voluntad –añade- constituye, sin embargo, una realidad política demostrada por un proceso plenamente democrático”.

Alemania también ha dado la espalda a la declaración de independencia de Catalunya. El Gobierno de la cancillera Angela Merkel ha reiterado su apoyo al Ejecutivo de Mariano Rajoy. "El Gobierno federal alemán no reconoce la declaración unilateral del Parlamento regional de Catalunya", ha apuntado el portavoz de la cancillería, Steffen Seibert. En su mensaje, Berlín ha asegurado que Catalunya ha "violado" los principios democráticos españoles y ha asegurado que esperan "diálogo y rebaja de tensión". Alemania ha descartado reiteradamente ejercer cualquier tipo de mediación, informa Carles Planas Bou.

Por su parte, los Verdes han asegurado que la declaración de independencia es un acto "irresponsable" y ha culpado a ambos bandos de cometer "errores". El partido ecosocialista negocia actualmente la formación de un Gobierno tripartito en Alemania.

Reino Unido, Escocia y Chipre

“La posición del Gobierno británico no ha cambiado”, ha señalado en  una conferencia de prensa en Lisboa el ministro de Exteriores, Boris Johnson. El Reino Unido apoya a Rajoy y al Gobierno español y no reconoce la independencia en Catalunya. La reacción oficial del Gobierno británico ha llegado posteriormente con un comunicado contundente de un portavoz de la primera ministra, Theresa May.  “El Reino Unido no reconoce ni reconocerá la declaración unilateral de independencia que ha hecho el Parlamento regional catalán. Está basada en un voto que ha sido declarado ilegal por los tribunales españoles. Queremos que siga imperando la ley, que se respete la Constitución española y se preserve la unidad de España", ha señalado el comunicado, informa Begoña Arce.

El Gobierno de Escocia, en cambio, ha mostrado "comprensión" y "respeto" por la DUI y ha pedido diálogo para resolver el conflicto catalán. Su reacción ha llegado a través de un comunicado de su responsable de Cultura, Fiona Hyslop: "Comprendemos y respetamos la posición del Gobierno catalán. Aunque España tiene el derecho a oponerse a la independencia, los catalanes deben poder decidir su propio futuro. Hoy la declaración de independencia se produce después de que se rechazarán repetidos llamamientos al diálogo", ha señalado Hyslop, que ha añadido: " Ahora, más que nunca la prioridad para todos los que se consideran amigos y aliados de España debe ser la de animar un proceso de diálogo para encontrar el camino que respete la democracia y la legalidad. La suspensión de la autonomía no puede ser la solución y debe preocupar a todos los demócratas en cualquier lugar (...) La Unión Europea tiene la responsabilidad moral y política de apoyar el diálogo e identificar como se puede resolver la situación de manera pacífica y democráticamente”, ha agregado Fiona Hyslop.

Por su parte, el Gobierno de Chipre tampoco reconoce la DUI en Catalunya: "Chipre no reconoce la DUI en Catalunya. Apoyamos firmemente a España y al orden legal europeo", ha declarado en un comunicado, que también condena "la violación del Estado de derecho".

Rusia, tampoco

El Gobierno de Rusia sigue apoyando la integridad territorial de España y no tiene intención alguna de reconocer la Declaración Unilateral de Independencia de Catalunya. Así lo ha expresado la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zajárova.

“Nuestra posición sobre este tema es consistente y no ha cambiado; la hemos hecho pública repetidas veces en nuestra página web”, ha asegurado la alta funcionaria desde Buenos Aires, informa Marc Marginedas. El conflicto, según Moscú, es un asunto interno de España y debe ser solucionado de acuerdo con la legislación vigente, vino a decir Zajárova.   

La ONU y la OTAN

Desde Nueva York, Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, “está siguiendo de cerca los acontecimientos” en Catalunya y España, según ha explicado este viernes su portavoz, Farhan Haq. Guterres “anima a todas las partes a buscar soluciones dentro de la Constitución y a establecer canales políticos y legales”, ha dicho Haq, que ha insistido en que por ahora la consideración de la ONU y de su líder es que “los repartos de poder siguen siendo un asunto interno” de España, informa Idoya Noain.   

En el seno de la OTAN, con sede en Bruselas, se ha afirmado que la crisis en Catalunya debe ser resuelta "dentro del marco constitucional español", y se ha subrayado que España es un miembro "comprometido" de la Alianza Atlántica. "El tema catalán es un asunto interno que debería ser resuelto dentro del orden constitucional de España", han dicho a Efe fuentes de la OTAN.

Colombia y Argentina

Desde Sudamérica, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha alineado también con España en el conflicto con Catalunya. "Siempre hemos apoyado al Gobierno español (...) Queremos una España unida. Eso es lo que a España le conviene y al mundo le conviene", ha declarado Santos.

El Gobierno de Argentina, por su parte, analiza “con preocupación la delicada situación por la que atraviesa el pueblo español” tras la DUI “que el Gobierno español ha declarado ilegal”. Los argentinos, añadió el ministerio de Exteriores, “renuevan su confianza en la capacidad del Gobierno y de toda la nación española para, a través del diálogo, restablecer la legalidad y el orden constitucional, garantizando los derechos y libertades de todos sus ciudadanos y la unidad e integridad territorial del Reino de España”, informa Abel Gilbert.

Europeísta convencido

En cuanto a Tusk, la primera vez que el dirigente polaco, europeísta convencido, se pronunció públicamente sobre la situación de Catalunya fue el pasado de 10 octubre, un par de horas antes de que el 'president' Carles Puigdemont compareciera en el Parlament de Catalunya.

“Me dirijo a usted no solo como presidente del Consejo Europeo sino como un creyente convencido del lema de la Unión Europea,’unidos en la diversidad”, le dijo en una interpelación directa. “Le pido que respete el orden constitucional y que no anuncie una decisión que haga el diálogo imposible”, le dijo entonces apelando a su propio pasado y experiencia personal como regionalista y miembro de una minoría étnica.

Desde la Comisión Europea, mientras tanto, sus portavoces han indicado que no tienen nada que añadir a la posición que ya es conocida. Es decir, que lo sucedido en el Parlament este viernes es un "asunto interno de España" y que la situación debe ser resuelta en el marco del orden constitucional español.

0 Comentarios
cargando