ATROCIDAD EN ORIENTE PRÓXIMO

La ONU culpa a Siria del letal ataque con sarín de abril en Jan Shijún

La investigación ha sido realizada por un panel de expertos de Naciones Unidas y de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas

Las conclusiones elevan la presión sobre Rusia, que se comprometió a ayudar a eliminar el arsenal químico de Asad pero sigue protegiéndole

Un niño sirio recibe tratamiento tras el ataque con gas tóxico.

Un niño sirio recibe tratamiento tras el ataque con gas tóxico. / AFP / MOHAMED AL-BAKOUR

3
Se lee en minutos
Idoya Noain

Los crímenes de guerra de momento siguen sin respuesta en Siria y solo cabe esperar que algún día se haga Justicia. Si llega, o cuando llegue, uno de los que deberá sentarse en el banquillo es el régimen de Bashar al-Asad, al que una investigación independiente de un organismo de Naciones Unidas ha atribuido por primera vez oficialmente el ataque con gas sarín que el 4 de abril dejó más de 90 muertos en Jan Shijún, la mayoría civiles, varios de ellos niños.

Desde que se produjo esa masacre numerosas potencias occidentales y observadores atribuyeron la autoría a la fuerza aérea de al-Asad, mientras Damasco y Rusia, principal aliado del gobierno sirio, negaban la responsabilidad (llegando incluso inicialmente a sugerir que la masacre fue inventada y que los niños que se asfixiaban eran actores). El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, replicó lanzando dos días después su primer y por ahora único ataque militar directo a las fuerzas gubernamentales sirias. Pero el informe facilitado este jueves a los miembros del Consejo de Seguridad es el primero políticamente independiente e imparcial que apunta “con confianza” a la responsabilidad de Damasco.

Basándose en fotos, vídeos, imágenes de satélite y estudios de restos de munición realizados por expertos individuales e institutos forenses, el panel considera que “lo más probable” es que se tratara de una bomba lanzada desde el aire, lo que limita la potencial responsabilidad al gobierno,  pues es el único actor cuyos aviones vuelan en la zona del ataque. Y aunque el panel reconoce que “no se puede descartar totalmente” que se hubiera usado una bomba terrestre (una de las teorías que defienden rusos y sirios), se considera “menos probable”. 

La alerta del JIM

El documento y la investigacion son fruto del trabajo del Mecanismo de Investigación Conjunto (JIM por sus siglas en inglés), un panel creado en 2015 por el Consejo de Seguridad en el que colaboran la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). Su misión es determinar quién en Siria está usando armas químicas, un crimen de guerra que el panel ya había constatado en informes anteriores (con al menos tres instancias de uso de bombas de cloro por parte del gobierno y una de gas mostaza por parte de combatientes del Estado Islámico). Pero este último texto es el más relevante que ha preparado hasta la fecha y, además de atribuir a Damasco el ataque en Jan Shijún, también acusa a militantes del Estado Islámico de haber cometido uno con gas mostaza el 16 de septiembre del año pasado en Um-Housh, en la provincia de Aleppo.

“El uso continuado de armas químicas, incluyendo por actores no estatales, es profundamente preocupante”, dice el documento del JIM, que el Consejo discutirá el 7 de noviembre . “Si ese uso no se detiene ahora, a pesar de la prohibición de la comunidad internacional, la falta de consecuencias seguro que animará a otros a seguir, no solo en Siria sino en otros sitios. Es momento de acabar con estos actos”.

Presión sobre Rusia

Las conclusiones de esta investigación elevan la presión sobre Rusia, que en 2013 se comprometió a ayudar a que el gobierno sirio se deshiciera de su arsenal químico, pero Moscú no parece dispuesto a alterar su férrea defensa de Damasco. El mismo martes, dos días antes de que los países miembros del Consejo de Seguridad recibieran el informe del JIM, el embajador del Kremlin, Vassily Nebenzia, usó el poder de veto para frenar una resolución que habría prolongado el mandato del panel, que expira el 16 de noviembre. Moscú no ha aclarado si apoyará esa extensión ahora que tiene el documento.

Noticias relacionadas

Mientras Rusia cuestiona la credibilidad e independencia del panel el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha mostrado a través de un portavoz su “total confianza en el profesionalismo, imparcialidad y objetividad” del grupo. 

Otra resolución de futuro incierto

<span style="font-size: 1.6rem;">El embajador del Reino Unido ante la ONU, Matthew Rycroft, ha confirmado este viernes que<strong> varios miembros del Consejo de Seguridad</strong> están <strong>preparando una resolución </strong>para responder a las conclusiones del informe del JIM.</span>