Ir a contenido

PROTESTAS EN EL NORTE DE MARRUECOS

Mohamed VI purga el Gobierno marroquí por la mala gestión de la crisis del Rif

El monarca fulmina a cuatro ministros tras analizar el resultado del programa de inversiones en esa región

Beatriz Mesa

El rey Mohamed VI saluda desde la sede del Parlamento en Rabat.

El rey Mohamed VI saluda desde la sede del Parlamento en Rabat. / AP

El rey Mohamed VI de Marruecos fulminó anoche a cuatro ministros del gobierno por « disfunción » en la gestión de la región del Rif, al norte del país magrebí, que durante todo el último año se movilizó para exigir reformas sociales y económicas que nunca llegaron, a pesar de que se habían aprobado programas de desarrollo para una región hundida en la precariedad y el desempleo. El Rey ordenó el cese inmediato de los ministros—sin posibilidad de volver a ocupar un puesto en la función pública—después de estudiar los resultados de un informe del Tribunal de Cuentas que ayer fue entregado al soberano con cada uno de los « agujeros » detectados en el programa. 

Es el primer golpe contra la corrupción y la mala gestión política de los fondos públicos. «El pueblo marroquí ha reaccionado con sorpresa ante una acción revolucionaria, nunca vista, y que responde a las dinámicas presentadas en los últimos discursos reales donde se exigía una renovación de la administración, un trabajo al servicio de la ciudadanía en el contexto de la transparencia y la buena gobernanza », explicó a El Periódico, Karim Ikrak., analista político.

Los proyectos de desarrollo para el Rif aprobados en el 2015, con un presupuesto de alrededor dos millones de euros, contemplaban la inversión turística, la construcción de carreteras, mejoras sanitarias y la creación de empleo con la  intención de frenar el descontento social y generar nuevas esperanzas para las familias rifeñas condenadas a la inmigración desde los años 70 o también a una economía paralela basada en la producción del hachís.

Mensaje a la población

Los ministros expulsados son Mohamed Nabil Benabdellah, al frente de la cartera de Vivienda y Política, El Houcine Louardi quien administraba el ministerio de Salud; Mohamed Hassan, ministro de Educación Nacional y Larbi Bencheikh, secretario de Estado del ministerio de Educación Nacional. Sorprende igualmente que el monarca destituyera a un funcionario perteneciente a una de las familias más poderosas y cercanas a Palacio, Alí Fassi Fihri, director general de la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable. 

«El seísmo político» como titulan todas las portadas de los periódicos marroquíes quería enviar el mensaje a los rifeños de que « el Rey está con vosotros », según explican fuentes de la sociedad civil en el Rif, que añaden: «Aunque ha llegado un poco tarde, ha llegado».

Juicio a activistas

El monarca ha esperado un año para la aplicación de las sanciones políticas respondiendo así a las « reivindicaciones legítimas de los ciudadanos », según el comunicado del Gabinete Real  que asegura que todas las medidas tomadas se han hecho en el «estricto respeto de la ley y el Estado de derecho». La destitución de los ministros se anuncia además en un momento de alta tensión porque los activistas encarcelados del movimiento protesta conocido como el Hirak deben comparecer ante el juez. Sobre ellos pesan cargos muy graves de atentar contra la seguridad del Estado que podría implicar perpetuidad o pena capital.

Temas: Marruecos