Ir a contenido

CÓNCLAVE EN PEKÍN

Xi Jinping subraya el éxito del modelo de China por encima del occidental

El presidente chino inaugura el XIX Congreso del PCCh con un discurso tan optimista como cauto en el que anuncia una nueva era y llama a apretar las filas

Adrián Foncillas

El presidente Xi, a su llegada la sesión de apertura del 19 Congreso del Partido Comunista chino, en Pekín, el 18 de octubre.

El presidente Xi, a su llegada la sesión de apertura del 19 Congreso del Partido Comunista chino, en Pekín, el 18 de octubre. / AP / MARK SCHIEFELBEIN

China ha entrado en una nueva era donde se aprietan las oportunidades y los peligros y que exigirá mucha disciplina. Lo ha afirmado este miércoles el presidente chino, Xi Jinping, en un discurso de inauguración del XIX Congreso del Partido Comunista (PCCh) con el que ha enfatizado su trascendencia en la historia del país y ha reivindicado los éxitos de su modelo frente al de Occidente.

 “La situación interna y en el exterior está padeciendo profundos cambios. El desarrollo de China sigue en una fase de importantes oportunidades. Las perspectivas son brillantes, pero los desafíos también son serios. El socialismo con características chinas entra en una nueva era”, ha resumido Xi ante los casi 2.300 delegados en el Gran Palacio del Pueblo, de cuya pared más noble cuelgan una hoz y un martillo.

Líder carismático

Ha sido el discurso de un líder carismático, encendido y con las inflexiones de voz marcadas en busca del aplauso, animando a los presentes a seguirle en el camino hacia la grandeza del país y apuntando más al corazón que a la cabeza. Su intervención ha marcado las diferencias con sus predecesores y especialmente con el átono Hu Jintao, epítome del grisáceo tecnócrata que abunda en el gremio político y que se ventiló el discurso del anterior Congreso en hora y media con una ortodoxa radiografía de logros, problemas y directrices. La intervención de Xi, de 65 páginas en su versión inglesa y casi tres horas y media, roza los parámetros castristas y subraya que disfruta bajo los focos, da igual que esté rodeado de la élite capitalista global en el Foro de Davos que de sus camaradas. El título del discurso ya insinuaba una mañana larga: “Asegurar una victoria decisiva en la construcción de una sociedad moderadamente próspera en todos sus aspectos y luchar para el gran éxito del socialismo con características chinas de una nueva era”.

Xi ha pedido a sus compañeros que aprieten las filas y luchen por el progreso del país. “Cada uno de nosotros tiene que hacer más para sostener el liderazgo del partido y el sistema socialista con características chinas y oponerse a todas las declaraciones y acciones que lo minen, lo distorsionen o lo nieguen”.

Infografía de 'Statista' en la que se muestra la evolución del PCC / statista

El milagro chino

En su intervención, que sirve de balance de su primer mandato, el presidente ha incidido más en los éxitos que en los fracasos con un espíritu crítico más matizado de lo que era habitual. El mensaje que late es que China funciona y vale más perseverar en el rumbo que cambiarlo. “No debemos copiar mecánicamente los sistemas políticos de otros países”, ha dicho. La prensa oficial se ha esforzado en los últimos días en subrayar los desastres en el mundo de lo que llaman sistemas democráticos “de confrontación” en contraste con su armoniosa “democracia de consenso”. El milagro chino descansa, según esta visión, en el desprecio de Pekín hacia esas fórmulas liberales que Occidente le ha sugerido durante décadas y que hundieron a la antigua Unión Soviética.

Los aplausos más estridentes se han escuchado tras la mención de Xi a la lucha contra la corrupción, el sello personal de su política. Más de un millón de los 90 millones de miembros del partido han sido castigados, según cifras oficiales. Tampoco han faltado ingredientes habituales del discurso oficial de Pekín de la última década como la defensa del medioambiente, las reformas económicas o la soberanía nacional. La última alude tanto a las larvadas tensiones en el Tíbet, la región uigur de Xinjiang o Taiwán como a los nuevos anhelos separatistas en Hong Kong o las islas artificiales que China levanta en aguas discutidas por sus vecinos.

Contra el neoproteccionismo

Xi también ha prometido que China peleará por el libre comercio en un contexto inquietante por el neoproteccionismo de Washington o Londres. El presidente ha asegurado que “abrirá las puertas al mundo” y permitirá más presencia de las compañías extranjeras en su mercado interno. Los lamentos en ese aspecto no han escaseado en los últimos años.

Esa es la receta en gruesos trazos de Xi, aliñada con un efervescente nacionalismo que le da un nuevo aire. 

Temas: Xi Jinping China