EL LAICISMO, EN CUESTIÓN

Erdogan se lanza a reislamizar Turquía y empieza por los planes educativos

El Gobierno turco cambia los programas educativos colocando la religión por encima de las matemáticas

Una mujer participa en una manifestación en Estambul.

Una mujer participa en una manifestación en Estambul. / OZAN KOSE / AFP

4
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

Según el Ministerio de Educación turco, al hombre, la Tierra y los animales los creó Dios. Según el Ministerio de Educación turco, una buena musulmana debe obediencia a su marido y nunca, nunca jamás debe casarse con un ateo, un politeísta o un apóstata. Según el Ministerio de Educación turco, además, una pareja —de buenos musulmanes, por supuesto— debe guardar la castidad hasta casarse: nunca debe tener relaciones con el otro sexo antes del matrimonio.

No hay ninguna ley ni reglamento que lo estipule, pero eso, al gobierno liderado por el presidente Recep Tayyip Erdogan, le importa poco: aunque la constitución turca diga que un hombre y una mujer son iguales ante la ley, acorde con el Ministerio de Educación turco, el hombre debe estar al cargo de la familia, y la mujer debe mostrarle afecto, respeto y obediencia. Eso es lo que tienen que hacer los ciudadanos; y eso es, precisamente, lo que se enseña en las escuelas públicas en Turquía.

Es un cambio enorme: desde que Mustafa Kemal Atatürk acabó con el Imperio Otomano y creó la Turquía moderna —en 1923—, el islam vivió relegado a la dimensión familiar. Atatürk —«padre de los turcos» en turco— consideraba la religión como uno de los motivos del atraso de Turquía frente a las demás potencias europeas.

Durante su mandato, que duró hasta su muerte en 1938, Kemal expulsó el islam de la vida pública, y promovió un sistema social y de valores más occidentalizado, nacionalista y, por encima de todo, más secular. Justo lo que ahora, Erdogan, lucha en contra.

«El sistema educativo que ha creado el AKP —el partido de Erdogan— empuja a los niños a estudiar religión y los aleja de las matemáticas o la física, asignaturas que antes eran obligatorias y ahora son optativas. Para ellos, el laicismo es algo pervertido, como el satanismo», dice a EL PERIÓDICO Gülsün Kaya vicepresidenta de la Asociación de Soporte a la Vida Contemporánea (CYDD), una organización con presencia en toda Turquía que promueve el laicismo en la educación.

Y, según explica, todo se aceleró tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016intento de golpe de Estado: «Después del golpe, el Gobierno despidió a 25.000 profesores de escuelas, muchos de ellos laicos. Para reemplazarlos hicieron un examen oral a los nuevos profesores con preguntas como: '¿Qué piensas del golpe de Estado? ¿Cuál es tu opinión del Líder [Erdogan]?'. Sólo quieren marionetas», dice Kaya, que continúa: «Ahora, en algunas escuelas públicas, los niños usan escaleras distintas a las niñas, comen en comedores separados y la música occidental está prohibida. Y el nivel de los críos, además, ha bajado muchísimo: Turquía ha descendido muchos puestos en el informe PISA a causa de las políticas del actual Gobierno», explica esta antigua profesora de escuela.

Kaya considera que Erdogan hace todo esto para crear, en un futuro, una nueva generación de turcos musulmanes, para los que la religión no sea algo personal sino una forma de entender la vida: una generación de turcos, en definitiva, como Erdogan. «Es su vendetta personal contra la Turquía secular», dice.

CREYENTE EN UN PAÍS LAICO

Cuando Erdogan —nacido en 1954— fue a la escuela, ser muy creyente, en Turquía, era un problema. Hijo de una familia humilde, conservadora y religiosa, emigrada a Estambul a mediados de siglo XX, el actual presidente turco cursó sus estudios en una escuela islámica; en una época en que hacerlo significaba tener muchos problemas para, después, poder encontrar trabajo: un estigma.

Las élites de esa Turquía secular y occidentalizada, los seguidores de Atatürk, menospreciaban a los creyentes, e idearon un sistema —a través de elecciones pero también de varios golpes de estado— por el cual el poder siempre estuviese en sus propias manos. No sería hasta el 2003, cuando Erdogan llegó a ser primer ministro —80 años después del nacimiento de Turquía—, que el islamismo se asentaría definitivamente en el poder.

«El AKP está intentando reducir la importancia de Atatürk para dársela a la religión. Consideran que el hecho de que los niños aprendan el pensamiento de Atatürk es peligroso. Desde nuestra asociación intentamos explicar a los padres cómo de equivocado es eso, pero no hay alternativa: no quedan casi escuelas seculares. La única solución, creemos, es que cambie el Gobierno», dice y casi desea Gülsün Kaya.

Noticias relacionadas

Pero es algo complicado: Mustafa Kemal Atatürk estuvo 15 años gobernando Turquía y le dio tiempo para modelar el país a su gusto. Recep Tayyip Erdogan lleva 14; y tiene pensado continuar unos cuantos más.

Las claves de la reforma

Los libros escolares de este año se han estrenado con una novedad. La teoría de la evolución ha sido apartada y sustituida por muchas más horas de estudio del islam y de la vida de Mahoma. Los jóvenes turcos, además, tienen menos horas semanales de matemáticas, física y química.