Ir a contenido

DISCURSO EN LA SORBONA

Macron quiere una Europa más soberana, más unida y más democrática

El presidente francés presenta su hoja de ruta para la refundacion de la Unión Europea

Sus planes de una mayor integracion de la zona euro pueden verse lastrados por el resultado de las elecciones alemanas

Eva Cantón

El presidente francés Emmanuel Macron, durante su discurso en la Universidad de La Sorbona, en París.

El presidente francés Emmanuel Macron, durante su discurso en la Universidad de La Sorbona, en París. / AFP / LUDOVIC MARIN

El resultado de las elecciones alemanas introduce un elemento perturbador en los planes europeos de Emmanuel Macron. Las arduas negociaciones que le esperan a Angela Merkel para formar una coalición de Gobierno con los liberales euroescépticos del FPD y la entrada en el Bundestag de la extrema derecha no son buenas noticias para París. La cancillera alemana podría verse obligada a revisar a la baja su apoyo al presidente francés.

Pese a todo, Macron ha hecho este martes una audaz apuesta sin especular sobre las posibles líneas rojas de Berlín a una mayor dosis de integración. El presidente francés quiere una Europa más soberana, más unida y más democrática.

Una Europa que se construya escuchando a los ciudadanos. Una Europa ambiciosa que no busque refugio en los nacionalismos para superar los desafíos de la mundialización. "El nacionalismo, el identitarismo, el proteccionismo, encendieron las brasas en las que Europa pudo perecer. Han vuelto con ropa nueva", ha alertado Macron.

El presidente francés ha expuesto en el anfiteatro de la prestigiosa universidad de la Sorbona las grandes líneas de su plan para refundar la Unión Europea. Ha sido un discurso enérgico de algo más de una hora, muy aplaudido, pronunciado ante un grupo de estudiantes franceses y extranjeros que comenzó con un diagnóstico: "La Europa actual es demasiado débil, demasiado lenta, demasiado ineficaz, pero sólo Europa no permitirá enfrentarnos a los grandes desafíos contemporáneos". 

Alegato contra el euroescepticismo

Macron, que durante la campaña de las elecciones presidenciales hizo del europeísmo su principal bandera frente a las recetas eurófobas de la ultraderechista Marine Le Pen, ha convertido la hoja de ruta de la transformación europea en un alegato contra el euroescepticismo.

Ha lanzado un reto a sus socios europeos para engrasar en una década la vieja maquinaria comunitaria y ha puesto sobre la mesa un método y numerosas propuestas estructuradas en torno a cinco temas: defensa, inmigración, revolución digital, política comercial y refuerzo de la zona euro. Macron quiere tener lista en el 2.020 una fuerza común de intervención europea, otra de protección civil frente a catástrofes naturales y crear una fiscalía europea contra el terrorismo.

En materia de inmigración, y a la vista de que el desafío será duradero, ha planteado crear una oficina europea de asilo, homogeneizar los procedimientos de gestión de solicitudes y poner en marcha un programa de integración para refugiados.

Macron ha rescatado la aplicación de un impuesto sobre las transacciones financieras para destinar lo recaudado a la ayuda oficial al desarrollo. Quiere también que, de aquí al 2020, se armonicen los tipos de interés del impuesto de sociedades y se establezca un salario mínimo adaptado a la realidad económica de cada país.

El presidente francés pretende que la Unión Europea sea la punta de lanza de la transición ecológica. Para ello, ha propuesto penalizar las emisiones contaminantes fijando un precio de entre 25 y 30 euros la tonelada de carbono, así como gravar las importaciones procedentes de industrias poco respetuosas con el medio ambiente. Además, ha propuesto crear una Agencia europea de innovación digital.

Acelerar las interconexiones eléctricas entre España y Francia y avanzar hacia el mercado europeo de la energía figura igualmente en su hoja de ruta. Macron también es partidario de revisar el funcionamiento de la  Política Agrícola Común (PAC), de la que Francia es la principal beneficiaria, para proteger al mismo tiempo a agricultores y consumidores.

Refuerzo de la zona euro

El aspecto más delicado de su proyecto es su intención de reforzar la zona euro, dotándola de un presupuesto, un ministro de finanzas y un Parlamento específicos. Consciente de las dificultades que puede encontrar la cancillera alemana, Macron ha dejado claro que no se trata de "mutualizar las deudas del pasado" sino de luchar contra el paro.

Para construir una Europa más democrática, el presidente francés pretende sumar a los ciudadanos al debate sobre el futuro de la Unión y crear listas transnacionales en las elecciones al Parlamento Europeo del 2019.

  • Más soberanía

    El presidente francés pretende crear una agencia europea de información para luchar de manera más eficaz contra el terrorismo así como poner en marcha rápidamente un fondo europeo de defensa y un presupuesto de defensa común.

  • Más unión

    Macron aspira a una convergencia de todos los modelos fiscales y hacer de su respeto la condición para acceder a los fondos estructurales. Además, promueve un salario mínimo europeo y evitar el dumping armonizando las cotizaciones sociales.

  • Más democracia

    Francia propone lanzar en 2018 debates nacionales en los estados miembros para que los ciudadanos opinen sobre las principales reformas que la Unión necesita. En las elecciones al Parlamento Europeo del 2019 habrá listas transnacionales para que los europeos voten por un proyecto común