Ir a contenido

Un helicóptero ruso que participaba en unas maniobras dispara por error al público

El incidente, que se produjo durante unos ejercicios en Bielorrusia que inquietan a la OTAN, se saldó con al menos un herido

Marc Marginedas

Un helicóptero lanza un misil sobre sus compañeros, en una maniobras militares rusas. / YouTube

Un helicóptero ruso que participa en las vastas maniobras 'Zapad', que tienen lugar en Bielorrusia y Kaliningrado, disparó por error el pasado lunes a un grupo de vehiculos aparcados. Al menos una persona ha resultado contusionada como consecuencia del incidente.  

Los coches estaban situados junto a un camión cubierto por una lona de camuflaje. Las imágenes muestran cómo un hombre que se acercaba despreocupadamente al objetivo cuando se aproximaban dos aparatos había sido envuelto por la nube de polvo que levantó el disparo, cuyos efectos también sintió el individuo que filmaba el vídeo, difundido por Fontanka.ru, el más popular portal de noticias de San Petersburgo.

Según informa este mismo medio, se ha abierto una investigación militar que podría desembocar en la apertura de un caso criminal por violación de las normas de seguridad en el empleo de medios militares.

Las maniobras militares 'Zapad 2017', en las que participan, según fuentes rusas, unos 13.000 militares -la OTAN calcula que la cifra real es muy superior y alcanza los 100.000 efectivos- han vivido ya una tragedia durante su fase preparatoria.

Proyectil de tanque

Un proyectil disparado desde un tanque impactó, el pasado 7 de septiembre en un refugio donde se hallaba un grupo de ingenieros militares. Una persona resultó muerta entonces, tal y como informa el portal de noticias peterburguense.

Los ejercicios 'Zapad 2017' se desarrollan en medio de una agria polémica entre el Kremlin y la OTAN. La Alianza Atlántica sostiene que la verdadera cifra de soldados que toman parte en los ejercicios es varias veces superior a la admitida oficialmente en Moscú. 

Fuentes en Bruselas creen que tras su conclusión, Rusia mantendrá parte del despliegue militar en Bielorrusia, lo que es percibido como una amenaza por las repúblicas bálticas, en especial en Lituania, país limítrofe.

El Gobierno de Vilnius considera que, en términos militares, Rusia y Bielorrusia forman una unión y sus Fuerzas Armadas respectivas están fuertemente integradas.