Ir a contenido

Detenido un joven de 18 años en relación con el atentado en el metro de Londres

La policía antiterrorista también registró una vivienda en Surrey

Begoña Arce / Londres

Un joven de 18 años, que ha sido detenido a primera hora del sábado en el puerto de Dover, puede ser el autor del atentado del metro de Londres. El sospechoso fue arrestado cuando al parecer trataba de abordar uno de los numerosos ferris que de allí parten a Francia y a otros puntos del continente. La terminal del puerto fue desalojado durante unas horas. Aunque la policía no confirmó oficialmente su identidad, limitándose a decir que la detención era “significativa”la BBC daba por seguro que se trata de la persona que llevó a cabo el ataque, en el que 29 personas resultaron heridas. Los investigadores poseen, según los medios británicos, buenas imágenes del individuo, captadas por las cámaras de seguridad. El detenido fue trasladado a una comisaría de alta seguridad al sur de Londres para ser interrogado.

Las fuerzas antiterroristas también registraron en la tarde del sábado una vivienda en Sunbury, una zona residencial en Surrey a veinte kilómetros de Londres. De acuerdo con el Daily Mail, el inmueble pertenece a una pareja británica de avanzada edad, que ha dedicado la vida a la adopción temporal de cientos de niños y jóvenes, algunos de ellos llegados de Irak, Eritrea, Siria, Albania y Afganistán. El matrimonio fue incluso galardonado por la reina en el 2009.  Agentes fuertemente armados rodearon la vivienda y, a modo de precaución, evacuaron a 200 residentes en la zona, que pasaron la velada en las instalaciones del club deportivo local.

La ministra de Interior, Amber Rudd, presidió una nueva reunión del comité Nacional de Seguridad Cobra, pero la alerta terrorista se mantuvo crítica, su máximo nivel, y presumiblemente permanecerá así hasta que se descarte la posibilidad de que otras personas participaran en el ataque. La presencia policial, con agente fuertemente armados, ha sido reforzada y es muy evidente en eventos futbolísticos, estaciones de tren y metro y numerosos lugres públicos.  

Mecanismo de relojería

La bomba casera empleada el viernes pudo haber causado una masacre. El artefacto debía ser detonado por mecanismo de relojería, pero en este caso, a diferencia de otros similares, ese mecanismo no era un teléfono móvil. Algo fallo y la bomba principal no llego a estallar, pero la intención era matar a un buen número de pasajeros. De acuerdo con una fuente de la seguridad, citada por la BBC, “estaba diseñada para causar un efecto letal similar al de Manchester.

En aquel atentado suicida el 22 de mayo, 22 personas perecieron y otras 59 resultaron heridas. Aquel artefacto contenía metralla, lo que hizo su potencia aún más devastadora. La Distric Line, la línea de metro donde ocurrió el incidente, quedó abierta desde primera hora y en el barrio de Parsons Green la vida recobró la normalidad perezosa de una mañana típica de sábado.