Ir a contenido

TRES MESES DESPUÉS

Comienza la investigación del incendio de la torre Grenfell de Londres

El juez promete "dar respuestas" sobre las causas de la catástrofe, en la que murieron 80 personas

Las víctimas y sus familiares desconfían del magistrado y de su trabajo

Begoña Arce

Manifestantes protestan en el exterior de donde debía abrirse la comisión de investigación del ’caso Grenfell’, en Londres, el 14 de septiembre.

Manifestantes protestan en el exterior de donde debía abrirse la comisión de investigación del ’caso Grenfell’, en Londres, el 14 de septiembre. / EFE / ANDY RAIN

En un ambiente de frustración y recelo entre los familiares de las víctimas y supervivientes, ha arrancado este jueves la investigación pública sobre el incendio de la torre Grenfell de Londres. Tres meses después del desastre que se cobró 80 vidas, el juez retirado Martin Moore-Bick prometió que la investigación a su cargo “aportará respuestas” sobre las causas y determinará "cómo es posible que una catástrofe de tal envergadura haya podido ocurrir en el siglo XXI en Londres". El juez dijo comprender “los sentimientos de indignación y engaño” de los afectados, pero pidió poder examinar las pruebas de manera “tranquila y racional”. Un informe provisional debería estar listo para la próxima primavera.

“Todos estamos buscando la verdad sobre las causas del fuego y las enormes consecuencias humanas que causó. Se lo debemos a los que murieron y a todos cuyos hogares han sido destruidos, trabajar juntos para lograr ese objetivo”, declaró Moore-Bick durante la sesión de apertura que comenzó con un minuto de silencio en recuerdo a los fallecidos.  “No dudaré”, subrayó el juez en relación a la posibilidad de hacer recomendaciones que puedan conducir a procesamientos civiles o penales.   

Dos fases

La investigación estará dividida en dos fases. En la primera se examinarán las causas y la forma en que se extendió el fuego con enorme celeridad en las 24 plantas de la torre. En la segunda se analizará la estructura del edificio, su diseño y el revestimiento de placas de aluminio y polietileno (una sustancia plástica), que pudo ser el motivo de la propagación de las llamas y la causante de gases tóxicos que envenenaron a algunas víctimas. Moore-Bick comprobará además la eficacia de la actual regulación contra incendios en los edificios de gran altura y si hubo omisiones o faltas en el caso de la torre Grenfell. Tampoco escapará a examen la actuación de los servicios de emergencias y de las tan criticadas autoridades locales durante y después del siniestro.

El exjuez de 70 años rechazó la propuesta de incluir en el grupo que llevará a cabo el asesoramiento a uno de los supervivientes del incendio, porque eso podría “poner en riesgo la imparcialidad” de los trabajos. Tampoco aceptó preguntas en la presentación, que tuvo lugar en un hotel londinense. Allí estuvieron presentes numerosos afectados que abuchearon a Moore-Bick cuando al término de la vista ignoró a Michael Mansfield, un conocido abogado que representa a muchas de las víctimas y trató en vano de hablar con él. La figura del magistrado es vista con gran desconfianza entre los afectados, algo que puede poner en riesgo la investigación.

"Una enorme incompetencia"

Tres meses después del incendio de Grenfell, solo dos familias han conseguido una vivienda permanente. Theresa May había prometido resolver el problema “en tres semanas”, pero hay aún 150 familias repartidas en 36 hoteles por todo Londres. La factura de este masivo alojamiento hotelero asciende ya a más de 5,6 millones de euros, sin contar las comidas.

La diputada laborista por el distrito de Kensington, Emma Dent Coad, habla de “enorme incompetencia” al describir los cambios continuos de equipos a quienes reclamar. En los hoteles, donde hay alojados unos 200 niños, no hay posibilidad de cocinar ni espacio suficiente o privacidad alguna, lo que desespera a quienes están pillados en esta situación.