Castigo internacional a Pionyang

Nueva ronda de sanciones en la ONU a Corea del Norte

El Consejo de Seguridad aprueba por unanimidad una resolución

EEUU modera sus pretensiones para conseguir el respaldo de Rusia y China

La ONU dio un paso más para intentar ahogar económicamente a Corea del Norte por su programa nuclear. / EFE VÍDEO

Se lee en minutos
Idoya Noain / Nueva York

Ha hecho falta que Estados Unidos relaje las pretensiones iniciales que puso sobre la mesa tras la prueba nuclear que Corea del Norte realizó el 3 de septiembre, la sexta y más potente hasta la fecha, pero el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha vuelto a acordar este lunes, por unanimidad, endurecer las sanciones a Pyongyang.

Washington no ha podido, como pretendía inicialmente, bloquear por completo las importaciones y exportaciones norcoreanas de petróleo. También ha tenido que desistir de la idea de dotar a sus fuerzas armadas de autoridad para usar la fuerza en caso de que se detectara a barcos que se estaban saltando ese bloqueo o importando material armamentístico. Al matizar el borrador de resolución, no obstante, la Administración de Donald Trump, a través de la embajadora ante la ONU, Nikki Haleyse ha garantizado el respaldo de China y de Rusia, dos países que de haber usado su derecho a veto habrían debilitado la respuesta internacional a las últimas provocaciones del regimen de Kim Jong-un.

La resolución matizada, que se acabó de negociar en reuniones el domingo por la noche, sí impone un límite tanto a las importaciones de crudo y de productos de petróleo refinado (dos millones de barriles al año), así como a las exportaciones de crudo desde Corea del Norte (que no podrán superar las actuales). Además, veta por completo las ventas internacionales de productos textiles, el segundo producto que más exportó en 2016 Corea del Norte, y cuyo comprador mayoritario (80%) es China, el país que por su parte es el mayor vendedor de crudo a Pyongyang.

Noticias relacionadas

El texto aprobado tampoco congela los bienes del líder norcoreano y de su gobierno ni impide viajar a Kim, algo que se proponía en el primer borrador de la resolución . Asimismo, se ha eliminado parte de la redacción que proponía restringir el uso de mano de obra norcoreana, algo común en Rusia. La resolución, por último, se hace eco de mensajes que habitualmente lanzan Pekín y Moscú y llama a buscar una resolución de la crisis “por medios pacíficos, diplomáticos y políticos”.

Es la novena resolución de sanciones que el Consejo de Seguridad aprueba por unanimidad desde 2006 en respuesta al programa nuclear y de misiles balísticos de Pyongyang. Hasta ahora la acumulación de castigos de la comunidad internacional no ha frenado al régimen y está en duda cómo responderá Kim a este último castigo.