DESASTRE NATURAL

El 'Irma' deja al menos diez muertos en Cuba

El huracán azotó la isla el viernes y sábado y según las autoridades las personas fallecieron como consecuencia de derrumbres de los edificios aunque las fuertes lluvias provocaron grandes inundaciones

Una de las calles de La Habana inundada tras el paso del huracán Irma.

Una de las calles de La Habana inundada tras el paso del huracán Irma. / AFP / YAMIL LAGE

1
Se lee en minutos
Hugo Luis Sánchez
Hugo Luis Sánchez

Periodista

ver +

Un soplido bestial ha barrido La Habana, siguiendo el mismo guión que ha marcado el paso del huracán 'Irma' por gran parte del litoral norte de Cuba, a excepción del extremo occidental de la isla. La capital, de un poco más de dos millones de habitantes, por norma callejera y bulliciosos, parecía anoche estar bajo el  más riguroso toque de queda y lo que se veía era desolación.

El huracán se ha llevado la vida de al menos diez personas, la gran mayoría por el derrumbe de edificios. El presidente cubano, Raúl Castro, pidió unidad a la población para reconstruir los importantes daños que ha ocasionado el huracán. "El trabajo que nos espera es inmenso pero con gente como nosotros lograremos ganar la batalla más importante: la reconstrucción", afirmó en un comunicado.

Ni un alma por las calles de La Habana, a no ser los aventureros que se arriesgaban a ser aplastados por los árboles que se venían abajo o ser engullidos por alguna ola de hasta siete metros de las que golperon edificios y casas en la línea costera de El Malecón o ser arrastrados por ráfagas de viento que se sucedían una tras otra y sonaban como puños de gigantes contra las casas.

Sin agua ni luz

Noticias relacionadas

Desde hace tres días, que es cuando el huracán entró en la isla con categoría 5, la mayorcon vientos superiores a los 250 kilómetros por hora, la electricidad está cortada en casi toda la ciudad. También el suministro de agua potable y de gas, mientras que la conexión telefónica va y viene y los móviles pierden cobertura. El transporte público, por lo general casi inexistente, ahora sí que ha desaparecido. Los hospitales solo han funcionado con los turnos de guardia. En las casas la gente se pregunta ¿Y ahora, qué más?

Además de las consecuencias del huracán,  la capital sufre estos días un brote de dengue, otro de zika y conjuntivitis hemorrágica. Las autoridades han preferido guardar en secreto los números de estos contagios. Para el dengue y el zika, el vector es el Aedes Aegypti, que como todo mosquito se reproduce en el agua y en agua el Irma ha sido pródigo bañando La Habana. Pero no hay de qué preocuparse. A los habaneros y a los cubanos en general ya Dios los cogerá confesados.